martes, 21 de junio de 2016

Venezuela, otro país en bancarrota economica

En febrero la Federación Venezolana de Fútbol se declaró en crisis por falta de ingresos. No ha recibió ni un bolívar desde el año pasado.

En enero Maduro declaró un estado de “emergencia económica” durante 60 días. Por primera vez en 20 años ha subido el precio de la gasolina. El panorama se resume en recesión e inflación.

La economía de Venezuela sigue dependiendo del petróleo. Entre 2013 y 2014, cuando el precio del barril de crudo era de 100 dólares, todo iba viento en popa. Ahora, los precios han caído a 30 dólares, el precio más bajo en 12 años y todo va de mal en peor.

Una inflación del orden del 200 por ciento anual ha devorado al bolívar, la moneda de Venezuela, en muy poco tiempo. El año pasado un dólar se cotizaba a 175 bolívares. Ahora, un dólar son 865 bolívares o, dicho al revés, cada bolívar vale menos de un centavo de dólar.

Venezuela está al borde de la quiebra. Apenas genera el dinero para pagar la deuda. Debe más de 10.000 millones de dólares y casi la mitad de esa cifra se debió pagar el año pasado. El gobierno evitó la quiebra gracias a un préstamo de China, es decir, que se pagaron deudas con más deudas.

Maduro se lamenta, con razón, del sabotaje del imperialismo, pero no es capaz de salir del atolladero por sus propias fuerzas.

Al país no le queda otro remedio que rezar para que suban los precios del petróleo o mendigar más préstamos de China, Rusia o Irán.

Hace tiempo que el bolivarismo está agotado. A lo largo de estos años sólo se ha podido mantener gracias una coyuntura económica internacional favorable. Ahora están a punto de ceder las riendas a la contrarrevolución para hagan tabla rasa de las conquistas populares logradas en la etapa anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario