martes, 21 de junio de 2016

Alemania padece de esquizofrenia entre la OTAN y Rusia

Durante una reunión celebrada la semana pasada, los ministros de Defensa de los países miembros de la OTAN acordaron desplegar cuatro batallones “robustos” en Polonia y en los tres países bálticos, Estonia, Letonia y Lituania.

La medida es otro eslabón en la cadena de provocaciones contra Rusia, iniciada tras la anexión de Crimea en 2014. “Se trata de enviar un mensaje claro de que Alianza está dispuesta a defender a todos sus aliados”, dijo Jens Stoltenberg, el secretario general de la organización militar imperialista.

Tres países, Estados Unidos, Reino Unidos y Alemania, han aceptado enviar tropas a las fronteras de Rusia para organizar dichos batallones. No obstante, en una entrevista al diario alemán Bild publicada el 19 de este mes, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Frank Walter Steinmeyer, ha criticado la política de seguridad de la OTAN con sus desfiles de carros de combate en las fronteras orientales de Europa.

Con respecto a Rusia, el jefe de la diplomacia alemana estima que es “fatal” limitar las relaciones al terreno militar y perseguir una política exclusiva de disuasión.

Lo mismo afirma Gerard Schröder, antiguo canciller alemán y presidente del consejo del oleoducto del norte de Europa, del que forma parte la multinacional rusa Gazprom. En una entrevista al periódico Süddeutsche Zeitung (1), Schröder opina que la OTAN no debería emprender una carrera de armamentos con Moscú porque eso “no podría resolver los problemas de las relaciones internacionales”.

Sin embargo, la burguesía alemana no ha llegado a una postura uniforme sobre sus relaciones con Rusia. Aunque Steinmeyer ha criticado el Libro Blanco de Defensa, el diario Die Welt (2) llega a la conclusión de que “Rusia ya no es un socio sino un rival”, asegurando que Moscú no se acerca a occidente, que la rivalidad estratégica se acentúa porque Moscú intensifica su actividad militar en las fronteras de la Unión Europea.

El Libro Blanco advierte sobre las técnicas “híbridas” a medio camino entre la guerra y la paz, con acciones subversivas para desestabilizar algunos países. Si no hay un cambio radical, “Rusia se convertirá muy próximamente en un desafío para la seguridad de nuestro continente”.

El documento alemán sigue el dictado de la OTAN. Para su secretario general Stoltemberg, el despliegue de los cuatro batallones, de unos 800 a 1.000 soldados, es una respuesta a las actividades militares rusas en el flanco oriental de los imperialistas, aprobadas en interés de Polonia y los países bálticos.

“Infringiendo el derecho internacional, Moscú se ha anesionado Crimea y sostiene a los separatistas en el este de Ucrania. Observamos además una militarización masiva en las fronteras de la OTAN, en el Ártico, en el Baĺtico y en el Mar Negro hasta el Mediterráneo”, ha afirmado Stoltemberg al diario Bild. “Tenemos información sobre maniobras importantes, agresivas y no anunciadas del lado ruso y debemos reaccionar frente a ello”, ha añadido.

En referencia al derecho internacional y a sus vulneraciones, hay que recordar que la Carta de la ONU prohíbe organizaciones militares como la OTAN fuera del ámbito regional, ya que a pesar de su nombre, desborda el norte del Océano Atlántico, extendiéndose a regiones que nada tienen que ver con él, como el Mar Negro o el Báltico.

En este clima de guerra y, a pesar de los recortes presupuestarios, los países de la OTAN como Noruega están multiplicando sus presupuestos militares y rearmándose intensivamente.

(1) http://www.sueddeutsche.de/leben/gerhard-schroeder-ueber-russland-putin-hat-nie-versucht-mich-ueber-den-tisch-zu-ziehen-1.3035335
(2) http://www.welt.de/politik/deutschland/article155952158/Das-sind-die-groessten-Risiken-fuer-Deutschlands-Sicherheit.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario