viernes, 27 de mayo de 2016

Ucrania no se liberó de los nazis en 1945

En la lucha de clases hay que hilar muy fino; las palabras no son inocentes sino auténticas cargas de profundidad que penetran hasta lo más íntimo del cerebelo de quienes las escuchan.

Además, el habla no siempre es espontánea, como creen los lingüistas, sino que se impone. Alguien lo impone y alguien impone determinadas palabras y expresiones. “El lenguaje forma parte del Imperio”, dijo Nebrija cuando en 1492 escribió la primera gramática del castellano y por eso en gran parte de América siguen hablando castellano.

Del mismo modo, dentro de poco el mundo hablará en fascista, que es el Imperio de hoy. Así se explica que tras el golpe de Estado de la Plaza Maidan en 2014, el Comité Público ucraniano de Radio y la Televisión “recomendara” no utilizar la palabra “liberación” para hablar del fin de la ocupación nazi de su país en 1945.

La “recomendación” fue enviada a todas las cadenas de radio y televisión sobre los 70 años de la liberación del territorio ucraniano por el Ejército Rojo.

Los nazis tampoco son considerados ya como los “invasores” de Ucrania al comienzo de la apertura del frente oriental durante la Segunda Guerra Mundial.

El golpe de Estado de Kiev también debía cambiar la historia y los diccionarios con los que la misma se escribe.

La liberación de Ucrania, la única, no se produjo en 1945 sino el 24 de agosto de 1991, cuando la Unión Soviética se colapsó. Por lo tanto, los enemigos de los ucranianos no fueron los nazis sino los soviéticos.

A partir de ahí, la historia se (des)coloca otra vez de una determinada manera, como las piezas del Tetris. El Comité Público advierte a los medios que cuando hablen del asunto no se deben olvidar de mencionar a las organizaciones fascistas (o sea, “nacionalistas”) OUN y UPA porque también participaron en las “hostilidades” (o sea, en la Segunda Guerra Mundial).

La liberación, pues, fue consecuencia de una lucha “común” anti-hitleriana de los “movimientos de liberación”, entre los que el Ejército Rojo no tiene cabida.

La UPA es el Ejército Insurreccional Ucraniano que, a pesar de su nombre, no tiene nada de ucraniano, ya que lo crearon los nazis inmediatamente después de la ocupación de Polonia en 1939.

Como nazis que eran, durante la guerra la UPA cometió toda clase de crímenes en Ucrania y Bielorrusia, integrando la división “Galitchina” de las SS.

Este tipo de “nacionalistas” resultan siempre tan patrióticos que se venden al mejor postor: tras la derrota en la batalla de Stalingrado, la división “Galitchina” se puso al servicio de los estadounidenses, hasta 1953.

Como no espabilemos, dentro de poco todos acabaremos hablando en fascista.

Fuente: http://timer.od.ua/news/smi_prosyat_otkazat_sya_ot_termina_281.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario