miércoles, 25 de mayo de 2016

Podemos cambia de nombre a los pelotazos urbanísticos de siempre

Esta mañana en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, el delegado de “Desarrollo Urbano Sostenible”, José Manuel Calvo, no ha tenido empacho en asegurar que en la capital se ha acabado la “cultura del pelotazo”. Se refería a la Operación Chamartín, de la que ya hemos hablado aquí (*).

Lo que han cambiado es el nombre del pelotazo: antes se llamaba Operación Chamartín y ahora Madrid Puerta Norte.

Es la especialidad de Podemos que, en Madrid cambió su propia marca por la de Ahora Madrid. Ese es su cambio: llamar a las cosas de otra manera.

El cambio es que antes se especulaba mucho y ahora un poco menos. El BBVA y la Inmobiliaria San José tendrán que reducir un poco sus beneficios porque construirán menos viviendas. Todas las demás obras mastodónticas siguen igual. Ni lo van a notar.

Ahora los pelotazos urbanísticos hay que festejarlos como si fueran triunfos y lanzar las campanas del “cambio” al vuelo porque estamos en plena campaña electoral. Podemos/Ahora Madrid ha llevado a sus “hoolligans” al pleno municipal, en el que aplaudían y gritaban como si estuvieran celebrando una final de la Liga de Campeones.

La operación especulativa se ha llevado a cabo de la mano del PSOE y consiste en el mayor expolio de terrenos de propiedad pública que ha habido en España desde los tiempos de la desamortización de Mendizábal en 1834, cometido, además, por quienes dicen ser los defensores de lo público.

La estación ferroviaria de Chamartín y los terrenos colindantes sobre los que una inmobiliaria privada pretende edificar, son suelo de dominio público porque fueron expropiados por la República a partir de la ley de ferrocarriles aprobada en 1932.

En uno de sus más grandes proyectos, la República trató de acabar con 75 años de corrupción en torno a las adjudicaciones ferroviarias, además de crear en Chamartín el nudo central de los ferrocarriles. En aquella época, Chamartín era un municipio independiente, llamado Chamartín de la Rosa, situado a más de 10 kilómetros de la capital, es decir, una zona rural.

Para llevar a cabo el proyecto, se expropiaron los terrenos que, posteriormente, en el franquismo se fueron devolviendo a particulares, especialmente a la Iglesia. Por eso la Conferencia Episcopal o el antiguo diario fascista Ya, propiedad de la Iglesia, tenían allá su sede.

Aquello no sólo era ilegal, sino que la ilegalidad creció con el tiempo a medida que Madrid se expandió urbanísticamente y Chamartín quedó incorporado como barrio, al tiempo que se dejaba deteriorar deliberadamente para justificar la necesidad de nuevos planes urbanísticos, uno detrás de otro.

La Estación de Chamartín ya fue remodelada en 1982 con ocasión del Mundial de Fútbol que se celebró en España, invirtiendo una cantidad gigantesca de dinero para intentar hacer lo mismo que la República con medio siglo de retraso: convertir a la Estación en el “nudo central de los ferrocarriles”, lo que nunca ha sido posible a causa del expolio y la especulación urbanística.

El dominio público es imprescriptible, es decir, que jamás pierde su condición pública, aunque transcurran mil años. Por más que se emprendan actuaciones urbanísticas de tipo privado, el terreno sigue siendo público. Cualquiera que sea el nombre que le pongan, las operaciones urbanísticas en la zona son un saqueo, una privatización encubierta y gratuita de los terrenos en provecho del BBVA y de la inmobiliaria San José (que es una marca del BBVA).

Este negocio es un ejemplo de la ínfima catadura política de Podemos/Ahora Madrid y de que por las vías legales y parlamentarias no hay nada que hacer. Una expropiación del dominio público sólo se resuelve expropiando al expropiador, como escribió Marx en El Capital. También se le conoce como socialismo.

Esa es la moraleja: el que quiera acabar con la corrupción tendrá que dejar de votar y ponerse a luchar por el socialismo. No hay otra manera.

(*) Podemos aprueba el mayor pelotazo urbanístico de Europa:
https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com.es/2016/05/podemos-aprueba-el-mayor-pelotazo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario