lunes, 30 de mayo de 2016

Los Mossos d’Esquadra se han convertido en una jauría peligrosa

Un juzgado de El Vendrell, en Tarragona, acusa formalmente a cuatro Mossos d’Esquadra por un delito de torturas cometido contra un confidente al que amenazaron para que les informara sobre el robo que dos de ellos (un hombre y una mujer que eran pareja) habían sufrido en su domicilio particular (1).

Los ladrones les robaron una de las armas reglamentarias y las placas identificativas de ambos.

El procedimiento ha sido laberíntico, como todos los que se inician a causa de las agresiones y torturas de los mossos. Se remonta al 2010, cuando el confidente denunció a la pareja y a otros dos policías autonómicos más.

Tras detenerle, le llevaron al puerto de Torredembarra, donde comenzaron a amenazarle con una acusación falsa de narcotráfico. Le tiraron al suelo y le encañonaron con sus pistolas para que hablara.

Como es habitual, los cuatro torturadores siguen en el pleno ejercicio de las “funciones” propias de su cargo.

Los Mossos d’Esquadra van acumulando un siniestro historial de agresiones y torturas que no tiene parangón ni con las peores épocas del franquismo. Los informes de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura demuestran que Catalunya se ha convertido en un pozo más negro que hay ahora mismo en España, acumulando el mayor número de denuncias (2).

El 28 de enero del pasado año cuatro Mossos d’Esquadra golpearon brutalmente a un joven de 20 años que les reclamaba que se identificaran en el Parque del Pou de la Figuera de Barcelona.

Los mossos pertenecían a la misma unidad que se hizo famosa en 2013 por la paliza a Juan Andrés Benítez, al que reventaron a palos.

Tras la identificación, al joven se le ocurrió pedirles el número de placa, los mossos se negaron y cuando el joven ya se iba a marchar, llegaron otros dos agentes y comenzó la salvaje agresión.

Los hechos fueron presenciados por los vecinos de la zona, que les gritaron, lo grabaron en vídeo y luego lo publicaron en internet (3). Los gritos del joven al ser golpeado son escalofriantes.

En 2007 se hizo famosa la brutal paliza a un detenido por parte de varios Mossos d’Esquadra en la Comisaría de Les Corts, en Barcelona, ya que fue grabada y publicada en internet (4).

En 2014 se produjeron las agresiones multitudinarias de Can Vies que dieron lugar al documental Ciutat Morta, en donde los agresores se hicieron pasar por agredidos con la colaboración de jueces y fiscales.

Las continuas agresiones y torturas son consecuencia de la impunidad de la que disfrutan los mossos sabiendo que, además del apoyo del gobierno autonómico catalán, también tienen el de la fiscalía y los jueces, que jamás les van exigir responsabilidades.

En noviembre de 2012 el gobierno indultó por segunda vez a cuatro Mossos d’Esquadra (Joan Salva, Manuel Farré, Fernando Cea y Jordi Perissé) condenados por el Tribunal Supremo, que consideró probado que apalearon, amenazaron e incluso introdujeron una pistola en la boca al detenido.

Los mossos debían cumplir penas de hasta cuatro años de prisión impuestas pero en febrero, el gobierno les concedió otro indulto rebajando la pena para que los mossos no entran en la cárcel.

También cambió la pena de inhabilitación por la de suspensión de su cargo público para que a los dos años pudieron seguir ejerciendo las funciones propias de su oficio.

Recientemente los tribunales han absuelto a los dos mossos acusados de reventar un ojo a Esther Quintana...

Hace unos días los mossos que mataron a palos a Benítez llegaron a un pacto, aceptando una pena ínfima para no entrar en la cárcel...

Esto es jauja. Licencia para matar.

(1) http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/mossos-imputados-tortura-torredembarra-informe-asuntos-internos-5085986
(2) http://www.ara.cat/societat/Can-Vies-dispara-denuncies-contra-Mossos_0_1479452255.html
(3) https://www.youtube.com/watch?v=_na0LiRDy5k
(4) https://www.youtube.com/watch?v=MVNrF1e5W9c

No hay comentarios:

Publicar un comentario