sábado, 28 de mayo de 2016

Francia deportó a dos millones de argelinos durante la guerra colonial

En cada país la (des)memoria histórica es un “boomerang” que se lanza muy lejos con la vana esperanza que no regrese nunca... hasta que le golpea a alguien en la cabeza.

La campaña de propaganda sobre la deportación de los tártaros traída de 1944 a la actualidad gracias al Festival de Eurovisión, ha tenido desagradables efectos entre los colonialistas: les ha recordado sus propias deportaciones. A partir de ahí empiezan las típicas comparaciones entre los unos y los otros que tanto gustan a los que nada quieren entender.

En Francia ha destapado un sorprendente informe de Michel Rocard de 1959 sobre las deportaciones durante la guerra de Argelia. Rocard es un político socialdemócrata muy conocido al otro lado de los Pirineos, pero en 1959 nadie le conocía aún. Sólo era un joven licenciado sorprendido por la represión colonialista de su gobierno y su partido contra los argelinos.

Si los fascistas españoles quieren olvidar la guerra civil, los franceses quieren olvidar sus guerras coloniales, especialmente las más cercanas en el tiempo y en el espacio, como la de Argelia. Nadie prestó atención a aquel informe, titulado “Sobre los campos de reagrupamiento”.

A pesar de que fue reeditado en 2003, pudo más la mala conciencia y la necesidad del olvido... hasta que llegó Eurovisión para despertar los fantasmas.

La historia se empeña en recordar que el ejército francés fue el inventor de un nuevo estilo de guerra colonial basado en las deportaciones y el reagrupamiento de las poblaciones rurales en “aldeas estratégicas” que, en definitiva, consiste en sacar a los campesinos en masa de sus casas para instalarlos en determinados puntos geográficos.

Rocard estuvo varias semanas investigando el asunto por su cuenta. Descubrió que los primeros “campos de reagrupamiento” se crearon en 1955 en Aurés y fueron creciendo a lo largo de la guerra colonial, hasta que Argelia logró la independencia en 1960, momento en el que se habían creado ya casi mil nuevos campos para los realojados.

A los amantes de las comparaciones les gustará saber que Francia deportó a dos millones de argelinos, diez veces más que los tártaros de la Unión Soviética, y que murieron 200.000 personas, en su mayoría niños.

Ya sólo queda explicar las diferencias entre una guerra justa, antifascista, la del gobierno soviético, y otra injusta, colonial, la del francés.

1 comentario:

  1. Festival de "Horrorovision".
    El comentario muy bueno.

    ResponderEliminar