miércoles, 11 de mayo de 2016

Estados Unidos consolida su presencia militar permanente en Senegal

El 2 de mayo Senegal y Estados Unidos firmaron un acuerdo de cooperación de defensa que permite “presencia permanente” de las tropas estadounidenses en África Ocidental.

El pacto fue firmado entre el ministro de Defensa de Senegal, Augustin Tine; el canciller senegalés, Mankeur Ndiaye; y el embajador de Estados Unidos en Dakar (capital senegalesa), James Zumwalt.

“El acuerdo permite la presencia permanente de soldados estadounidenses en Senegal” y su objetivo es “hacer frente a las dificultades comunes en materia de seguridad” en la región, según declaró Ndiaye, durante la ceremonia de firma junto con el embajador estadounidense.

“El acuerdo permite la presencia permanente de soldados estadounidenses en Senegal” y su objetivo es “hacer frente a las dificultades comunes en materia de seguridad” en la región, según declaró el canciller senegalés, Mankeur Ndiaye.

Bajo este convenio las fuerzas norteamericanas serán autorizadas a acceder a muchas aéreas del país africano, entre ellas, aeropuertos e instalaciones militares, supuestamente para responder a las necesidades de seguridad o de salud. 

“Creemos que este acuerdo ayudará a los militares estadounidenses y el Ejército senegalés reforzar nuestra cooperación en conjunto para hacer frente a las amenazas a nuestros intereses comunes”, dijo por su parte el embajador de Estados Unidos en Senegal, Zumwalt.

De momento, unos 40 soldados estadounidenses están desplegados en Senegal, según el Comando de Estados Unidos en África. La referida misión en Dakar alega que este número no aumentaría en el marco del acuerdo.

El Ejército norteamericano busca ampliar su presencia en el continente negro y en los últimos años ha incrementado sus tropas en África bajo el pretexto de ayuda humanitaria o la lucha contra el terrorismo.

El gobierno de Dakar quiere convertir al país en un punto de referencia imprescindible para todo el continente y ha puesto al país en venta a precio de saldo. A cambio de la supeditación hacia el imperialismo, Senegal vive una época de vacas gordas con las inversiones extranjeras.

Para abrir sus puertas, Senegal ha modificado su legislación interna, entrando en el último listado del Doing Business. Los costes del acceso a la propiedad se han reducido.

“En el primer trimestre de 2015 hemos registrado la tasa de creación de empresas más importante desde hace más de quince años. Y la inversión extranjera directa aumentó un 8 por ciento entre 2013 y 2014”, puntualiza Mountaga Sy, consejero delegado de APIX.

Quiere construir un gigantesco centro urbano en Diamniadio, a treinta kilómetros al sur de Dakar. La idea es instalar allá, sobre sus más de 3 000 hectáreas, una gran plataforma industrial, servicios, universidades, hospitales y oficinas administrativas. Pero también una nueva ciudad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario