miércoles, 25 de mayo de 2016

El imperialismo agasaja a ‘los kurdos’

Saleh Musslim, representante kurdo
Este fin de semana Hollande recibió con todo el boato que se merecen los lacayos, a una delegación de kurdos de Irak con honores de Jefes de Estado, como si el gobierno de Erbil representara a un Kurdistán independiente.

En el acto oficial ni siquiera faltó un canalla acreditado del imperialismo y el sionismo como Bernard-Henri Lévy, una presencia que avergonzaría a cualquier habitante de Oriente Medio... excepto a los acólitos de Barzani.

Violando elementales normas de derecho internacional, Hollande está armando al gobierno regional kurdo de Irak y garantizó que iba a continuar haciéndolo.

Al día siguiente, el antiguo ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, inauguró una representación de “los kurdos” en la capital francesa, aunque esta vez se trataba de “los kurdos de Siria”.

Cuenta “Red Voltaire” (*) que quien paga los gastos propios de la representación es Bruno Ledoux, un magnate de la prensa que controla el diario Libération, el semanario L’Express y el canal de televisión i24news, estrechamente vinculado a Israel y el sionismo.

Como corresponde a cualquier potencia imperialista, además de sucia, la política francesa hacia Kurdistán, Irak y Siria es hipócrita. El acto con “los kurdos” irakíes fue oficial, mientras que con “los kurdos” sirios fue oficioso.

En Irak a Francia no le importa pasar por encima del gobierno central, pero en Siria tiene que defender a la “oposición moderada”, que no admite ningún tipo de concesiones a sus propios kurdos. Por encima de todo, incluso de “los kurdos”, está el derrocamiento de Bashar Al-Assad.

Hasta la fecha en la guerra de Siria sólo ha habido una actitud más sucia que la Estados Unidos, Turquía y Arabia saudí, la francesa, cuyo ministro de Asuntos Exteriores Laurent Fabius llegó a decir que los yihadistas estaban haciendo “un buen trabajo” en Siria.

Kurdistán salió perjudicado por un reparto del mundo entre los imperialistas hace 100 años y quiere triunfar ahora por la misma vía, es decir, no luchando contra el imperialismo sino formando parte de él, de nuevos repartos, de nuevas guerras y nuevos crímenes.

En 2011 Francia y Turquía volvieron a dibujar el mapa de Oriente Medio a su conveniencia. Tras liquidar el actual Estado de Siria, sobre sus ruinas crearán el nuevo Estado kurdo, que será repoblado por los kurdos que serán expulsados de Turquía.

Ya metidos en la guerra hasta las cejas, en 2014 Hollande y Erdogan se reunieron en secreto con Saleh Muslim, otro de los representantes de “los kurdos” de Siria para involucrarle en su plan imperialista.

El año pasado Hollande intentó hacer lo mismo con el PKK otro representante de “los kurdos”, aunque resta vez se pasó de frenada porque esta vez “los kurdos” no eran sirios sino más bien turcos y eso ya no gustó tanto a Erdogan.

Es posible que, como dice la “Red Voltaire”, la cólera de Turquía no tuviera absolutamente ninguna relación con los atentados de noviembre de 2015 en Francia, atribuidos al Califato Islámico, que tampoco tiene absolutamente nada que ver con el imperialismo, como es de sobra conocido. ¿Seguían haciendo “un buen trabajo” los yihadistas?

(*) http://www.voltairenet.org/article191933.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario