lunes, 2 de mayo de 2016

El hundimiento del dinero fiduciario occidental podría haber comenzado (2)

Peter Koenig

Las reglas básicas para el plan monetario piramidal se establecieron en 1913 con la Creación de la FED. Una vez más, la FED es totalmente privada. Rothschild tuvo el dominio de la institución bancaria que sirve de banco central a los Estados Unidos. Es la máquina omnipotente para la fabricación de dólares. Se concibió de forma secreta y fraudulenta en 1910 en la isla de Jekyll, en Georgia, como está reflejado en la historia de la isla de Jekyll, durante una “cacería de patos” que “reunió al senador Nelson Aldrich, su secretario personal Arthur Shelton; el Dr. A. Piar Andrew, antiguo profesor de economía en la Universidad de Harvard; Henry P. Davidson, socio de J.P. Morgan & Co; Frank A. Vanderlip, presidente del National City Bank, y Paul M. Warburg, socio de Kuhn, Loeb & Co. Desde el principio el grupo procedió de forma clandestina. Empezaron evitando el uso de sus apellidos y se reunían discretamente en el vagón ferroviario privado de Aldrich en Nueva Jersey”.

La trama de estos cazadores de patos se convirtió en 2013, gracias una mistificación, el sistema privado de la Federal Reserve Bank controlado por Rothschild, el banco central de Estados Unidos.

Tras la firma del acta de promulgación de la FED, el presidente Woodrow Wilson declaró: “Soy el hombre más desgraciado. De forma inconsciente he arruinado a mi país. Una gran nación industrial está dirigida por su sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado. El crecimiento de la nación, y por ello de todas nuestras actividades, está en las manos de algunos hombres. Hemos llegado a ser uno de los países peor gobernados, un gobierno de los más controlados y dominados del mundo civilizado, no un gobierno de libre opinión, no un gobierno por convicción y voto de la mayoría, sino un gobierno dirigido por la opinión y los límites de un pequeño grupo de hombres dominantes”.

El sistema sionista anglosajón ya disponía de un banco central en el Reino Unido, que se remonta a 1694. Ya entonces estaban controlado por los Rothschild, como lo estaba todo el sistema bancario. El barón Nathan Mayer Rothschild había reconocido una vez que “importa poco saber cuál es la marioneta situada en el trono de Inglaterra para gobernar el imperio en donde el son nunca se pone. El hombre que controla masa monetaria controla el Imperio Británico, y yo controlo la masa monetaria británica”. La fortuna de la familia Rothschild no puede ser exactamente valorada, pero podría calcularse en miles de millones. Lo que el barón Nathan Mayer Rothschild dijo hace 300 años aún está vigente hoy en día [...]

El 10 de abril, Zero Hedge informa que Austria acaba de anunciar un recorte del 54 por ciento contra los acreedores en el marco de una quita, de conformidad con las nuevas reglas europeas”. La mala banca austriaca, la quebrada Hypo Alpe Adria, denominada Heta Asset Resolution AG tras su nacionalización, ha descubierto en su balance un agujero de 8,5 billones de dólares; suficiente para desencadenar una nueva quita según la reciente reglamentación europea. ¿Es una coincidencia que igualmente en Austria el 10 de abril de 1931, un importante banco quebró y desencadenó la Gran Depresión? Era una novedad en Europa. Preparémonos por otras que vendrán, porque la sobreexposición de los bancos europeos se estima en más de mil billones de dólares.

El 15 de abril el New York Times señalaba que cinco de los ocho mayores bancos de Wall Street estaban violando la regulación bancaria estadounidense. La FED y la Federal Deposit Insurance Corporation (la agencia federal de garantía de depósitos bancarios) indican que los bancos “J.P. Morgan, Bank Of America, Wells Fargo, State Street y Banco de Nueva York carecían de planes fiables para enfrentarse a la eventualidad de una quiebra en caso de crisis financiera”. Estos bancos tienen de plazo hasta octubre de 2016 para corregirlo. Según las nuevas reglas, un rescate por parte de los contribuyentes (una quita) sería poco probable. En consecuencia, las quitas pudieran afectar a millones de depositantes y de accionistas; sus fondos serían robados para evitar que los bancos demasiado grandes quebraran. Al fin y al cabo, su falta de ajuste a las demandas del regulador, o su insolvencia pueden ser fácilmente amañadas para servir de fundamento jurídico al robo de los ahorros de la gente ordinaria. No hay de que preocuparse, los bancos demasiado grandes para quebrar no desaparecerán, pero vuestro ahorro sí.

Los Papeles de Panamá difundidos por la CIA [...] pretenden de una manera bastante rudimentaria difamar los habituales sospechosos: el presidente Putin y Assad, así como Irán, Venezuela y Brasil, naturalmente, y otros. Extrañamente, ninguna personalidad notable de la UE o de alguna multinacional norteamericana aparece en la lista. ¿Habrá alguien que pueda creer en serio que Putin, antiguo agente del KGB, sería tan simple para poner su fortuna (si tuviera algo que esconder) en Panamá, el epítome de un Estado marioneta de los Estados Unidos, en donde no se puede tirar de la cadena sin que Washington lo sepa?

Algunos neoconservadores simbólicos aparecen la las listas, tales como el nuevo presidente de Argentina nombrado por Washington, Mauricio Macri, que actúa como un loco para arruinar su país. En menos de cuatro meses ha hecho retroceder la economía de Argentina diez años; la tasa de pobreza que en noviembre de 2015 era inferior al 10 por ciento ha pasado al 34 por ciento a finales de marzo de 2016. El imperio le necesita para transformar la Argentina gradualmente en un caos, no demasiado rápidamente, por miedo a que sea derribado y remplazado por un adversario de Estados Unidos, que no sería en absoluto apreciado en Washington. Para tipos como Macri, verse en los Papeles de Panamá es un aviso para comportarse como debe.

La publicación de esos Papeles también pudiera ser una incitación para que ciudadanos y grandes sociedad norteamericanas lleven a casa sus participaciones (que ascienden a miles de millones de dólares no declarados) situados en paraísos fiscales de ultramar, hacia refugios financieros estadounidenses como Delaware, Wyoming, Dakota del sur y Nevada, ayudando a sí a reforzar gradualmente un dólar en descomposición.

Simultáneamente, algunos países europeos y Japón han introducido tipos de interés negativos con el fin de aumentar la liquidez monetaria, esperando estimular así sus economías aún estancadas. Es el pretexto. En realidad los intereses negativos no son más que precursores de un sistema financiero totalmente controlado por los bancos. Normalmente, las quitas y los intereses negativos debieran producir una estampida de depositantes retirando su dinero de los bancos. Esto aún no se ha producido.

En Suiza, uno de los primeros países que introdujo intereses negativos, la Banque Nationale ha señalado que la demanda de billetes de 1.000 francos suizos, uno de los billetes más elevados del mundo (aparentemente mantenido a pesar de la llamada de Draghi, presidente del BCE, a eliminar los billetes grandes) ha aumentado del 17 por ciento (4.700 millones de francos, unos 4.850 millones de dólares) en diciembre de 2014, el mes siguiente a la introducción de intereses negativos. ¿Es esto la indicación de que los suizos han empezado a amasar dinero líquido en grandes billetes?

Los acaparamientos de billetes de banco y las avalanchas para sacar depósitos se ven impedidas por la introducción de una sociedad sin dinero en efectivo; es decir, todas las transacciones monetarias serán gradualmente electrónicas. El proceso ha comenzado ya. En Suecia y otros lugares de Europa así como en Japón, los supermercados y las tiendas sin dinero obtienen un gran éxito, especialmente entre los jóvenes consumidores, que disfrutan pagando con sus móviles en las cajas de los supermercados ante un detector electrónico.

Si esos inocentes jóvenes supieran que los oligarcas banqueros quieren controlar su dinero, dominándolos con un divertido dispositivo, tal vez decidirían oponer resistencia. Pero los que controlan el sistema saben muy bien que los jóvenes son el porvenir. Nosotros los viejos resistentes, desapareceremos con el tiempo. Problema resuelto. Pero aún no estamos muertos. Los tiempos cambian...

El nefasto trío (quita, intereses negativos y sociedad sin dinero líquido) hará insoportable la existencia en el primer mundo industrializado, como un baile agotador de puntillas, con la proverbial espada de Damocles del emperador amenazando, de manera intimidante, por encima de nuestras cabezas.

Washington pudiera guardarse un as en la manga reintroduciendo el patrón-oro; el mismo patrón que Nixon abandonó en 1971. Estados Unidos ha acumulado también en el transcurso de los últimos 25 años enormes cantidades de oro. Un nuevo patrón-oro del dólar se fijaría probablemente con una relación que eliminaría toda la deuda estadounidense, incluyendo las futuras obligaciones no deducidas según la GAO (General Accounting Office, una especie de cámara de compensación) de alrededor de 125.000 millones de dólares. Sería un intento de mantener el mundo occidental industrializado en la órbita de Washington, pero podrían perder la mayor parte del mundo en vías de desarrollo y los recursos naturales que posee, codiciados por Occidente. Estos países oprimidos y colonizados desde hace siglos son susceptibles de inclinarse hacia la nueva alianza China-Rusia, dejando Occidente descolocado y fuera de juego, sin mano de obra, con una potencia militar masiva pero superada.

Para enfrentarse al desarrollo de la última impostura criminal de los zares banqueros sionistas occidentales, China y Rusia han preparado estos últimos años un sistema financiero independiente, desligado del dólar USA e incorporando ahora a los BRICS, las naciones del PSC, así como la Unión Económica Euroasiática. Esta asociación de países y de economías incluye alrededor de la mitad de la población mundial y al menos un tercio de la producción económica del globo; un hecho que por motivos evidentes es totalmente ignorado por los medios de masas. El maquiavélico barco a la deriva no quiere que sus pasajeros salten para salvarse.

El anuncio hecho por China el 19 de abril de 2015 de que sus yuanes respaldados por oro ya no serían convertibles en dólares bien podría desencadenar un desplazamiento económico hacia el eje oriental. Muchos países están atentos, y cansados de la explotación occidental, de la servidumbre, de las amenazas de sanciones, de la opresión y del peligro siempre presente de invasión de su máquina de masacres. Para una economía del tercer mundo, el desenganche del dólar puede efectivamente abrir nuevos horizontes, creando nuevas alianzas, nuevas esperanzas para un mundo más igual y más justo.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/the-collapse-of-the-western-fiat-monetary-system-may-have-begun-china-russia-and-the-reemergence-of-gold-backed-currencies/5521107

No hay comentarios:

Publicar un comentario