viernes, 29 de abril de 2016

Los obreros franceses están en pie de guerra contra la reforma laboral

A pesar del estado de emergencia, las manifestaciones en Francia contra la reforma laboral se multiplican y el balance del propio Ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, no puede ser más ilustrativo: 214 manifestantes detenidos y 78 policías heridos, sólo durante las manifestaciones de ayer.

Desde hace dos meses que comenzaron las movilizaciones, el balance es de 961 manifestantes detenidos, según ha dicho hoy el ministro en una visita a Estrasburgo, donde ha destacado que varios de los policías heridos se encuentran graves.

La retórica de Cazeneuve ha seguido el guión establecido para estos casos: se trata de actos cometidos por extremistas violentos que odian al Estado y los valores de la República.

El ministro socialista pronunció sus palabras en un acto de desagravio ante un público compuesto por militares, gendarmes, policías y antidisturbios.

Ayer la manifestación de París agrupó a 170.000 personas, según cifras oficiales, y 500.000 según CGT, algunos de los cuales fueron heridos graves por la policía. Un estudiante de Rennes que participaba en la protesta fue alcanzado por una bala de goma y ha perdido un ojo.

En los medios franceses arrecian las propuestas de prohibir las manifestaciones y los antidisturbios (CRS) han sido autorizados a disparar fuego real contra la multitud. Desde 2013 las fuerzas especiales anti-motines vienen realizando maniobras para contener los intentos de asalto que se han producido contra algunas comisarías, así como el lanzamiento de cócteles Molotov.

La celebración en Francia de la Eurocopa 2016 ha acelerado el plan de entrenamiento de 8.000 antidisturbios autorizados a repeler ataques en masa por parte de los manifestantes.

En cada compañía antidisturbios se ha creado una unidad especial, llamada SPI4G, encargada de “protección e intervención” compuesta por 25 policías equipados con fusiles de asalto HKG36, calibre 5,56 milímetros, y Tikka, calibre 7,62.

El 20 de abril se escenificó oficialmente la primera entrega de armas largas al CRS 05 de Massy. Los jefes de la policía no ocultan que los manifestantes recibirán el mismo trato que hasta ahora habían reservado sólo para los terroristas. “Es necesario que seamos capaces de pasar de una situación de mantenimiento del orden clásica a una intervención muy rápida para neutralizar a un terrorista”, manifestó Daniel Olié, jefe del departamento de formación de la dirección central de los antidisturbios y autor de la nueva estrategia de actuación de la policía contra los manifestantes y amotinados.

El plan de entrenamiento de los antidisturbios es el mismo que el del ejército, repartiendo las tareas entre un observador, encargado de señalar el blanco, y un tirador de élite, capaz de abatir a cualquier manifestante en la calle de un disparo certero.

El Ministerio francés del Interior justifica sus preparativos aduciendo los motines que se produjeron en 2007 en Val-d’Oise, cuando los manifestantes dispararon con fusiles de caza contra los antidisturbios, desembocando en un estallido de guerrilla urbana.

Recientemente ACAT, un grupo cristiano que lucha contra la tortura, denunció la agresividad creciente de los antidisturbios contra los manifestantes, así como la presentación al Senado de una propuesta para ampliar los poderes de la policía para hacer frente a los asaltos y motines.

Fuente: http://www.metronews.fr/info/manifestations-loi-travail-de-jeudi-214-interpellations-et-78-policiers-blesses/mpdC!D4EZrCp8FgMmU/, http://www.metronews.fr/info/manifestations-emeutes-et-attentats-les-crs-formes-a-ouvrir-le-feu-en-cas-de-force-majeure/mpdu!AT8OBP4za29Wc/

No hay comentarios:

Publicar un comentario