viernes, 1 de abril de 2016

La red mafiosa que avasallaba Palma de Mallorca eran policías y políticos

El capo Antoni Morey
Desde hace más de un año los juzgados de Palma de Mallorca investigan a una mafia de policías locales que, confabulados con cargos políticos, se dedicaban a chantajear a comerciantes de la capital balear, principalmente en la Playa de Palma y el Paseo Marítimo.

Un total de 15 policías locales ya están presos y a otros el juez les ha retirado el pasaporte y la pistola.

El pasado lunes, el juez que investiga la trama mafiosa, Manuel Penalva, acordó prorrogar el secreto de sumario que pesa sobre el caso, alegando la “nula o muy escasa colaboración que cabe esperar de los mandos de la Policía Local”, lo que “dificulta sobremanera el alzamiento del secreto sin perjudicar con ello, de forma irremediable, esta investigación”.

El juez apunta a la vinculación de diversos altos cargos con las prácticas mafiosas llevadas a cabo por una organización criminal cuyos miembros son “auténticos maestros del engaño, la manipulación, la mentira, la ocultación y la alteración de pruebas”, dice el juez en una resolución judicial.

Además del chantaje, el juez investiga otros delitos, como el narcotráfico, el tráfico de influencias, la prevaricación, las negociaciones prohibidas a los funcionarios, el uso de información privilegiada, coacciones, amenazas, extorsión y nuevos delitos de cohecho cometidos por numerosos agentes “señalados con nombres y apellidos” y cuyas conductas, añade el juez, “están como mínimo al borde del limite jurídico que traza el tipo penal de la sedición”.

En algunas resoluciones el juez ha detallado de forma pormenorizada las espeluznantes actuaciones criminales desplegadas por los policías investigados, a quienes se refiere como personas “sin escrúpulos” y “delincuentes indignos del uniforme que visten y que tienen por bandera la coacción, la amenaza, la extorsión y la intimidación”.

“No queda otro remedio que destacar la septicemia que invade a una parte de la Policía Local”, asevera el magistrado, quien recrimina a su vez que, aunque “ningún colectivo está exento de padecer la existencia de personas sin escrúpulos entre sus miembros, lo que resulta absolutamente insólito y a la vez descorazonador es que la cabeza visible de esos agentes”, en alusión al hasta ahora comisario jefe de la Policía Local de Palma, Antoni Morey, “ampare, aplauda y aliente a unos presuntos delincuentes que en sus propias palabras considera ejemplos a seguir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario