sábado, 23 de abril de 2016

El Servicio de Información de la Guardia Civil cumple 75 años

Ayer el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, presidió los actos del 75 aniversario de la creación del Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC), una estructura que opera hoy en día dentro del cuerpo militarizado de las fuerzas de seguridad del Estado. Su nacimiento se enmarca en la época más dura del franquismo y fue un elemento prioritario de la represión de la dictadura.

El ministro impuso la Cruz del Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo a Fermín Garcés Hualde, de 84 años, quien en 1968 se enfrentó a los miembros de ETA que asesinaron al agente José Antonio Pardines. Al acto también asistieron el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez; el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, y la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, entre otras autoridades civiles y militares.

El Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC) fue creado en 1941 en los años más duros de la represión franquista y a día de hoy se encarga de la lucha antiterrorista. Los 75 años que el ministerio del Interior y su titular han celebrado hoy engloban también la represión política durante el franquismo y la persecución que este órgano de inteligencia realizó durante ese periodo. En el vídeo que la Guardia Civil ha difundido en homenaje al SIGC cita el 21 de febrero de 1941 como año de creación del servicio de información pero no cuenta a lo que se dedicó durante la dictadura de Francisco Franco, sino que pasa directamente a su lucha contra ETA a partir del año 1968.

La Circular de 24 de febrero de 1941 completada con la Orden Reservada de 1 de abril del mismo año formulan las primeras instrucciones detalladas que se dictan para el funcionamiento del SIGC. En su reglamento de concepción se le atribuye su cometido, ordenar la confección de Boletines Quincenales de Información. Estos constarán de tres bloques: el militar, el político-social y el dedicado al Cuerpo.

El SIGC fue el responsable de reprimir a los maquis en todos los montes españoles y de controlar las fronteras en los Pirineos para abatir cualquier elemento que luchara contra el nazismo e intentara cruzar la frontera por Francia. Además, el Servicio de Información de la Guardia Civil se encargaba de hacer informes político-sociales para reprimir a la disidencia y a la oposición antifranquista. Este servicio de inteligencia funcionaba de igual manera que la Brigada Político Social de la Policía Nacional. Se infiltraba en las asambleas de trabajadores y elevaba informes a los mandos operativos para que actuaran contra cualquier elemento subversivo.

Un elemento que formaba parte del SIGC eran las temidas “contrapartidas”. Estas patrullas de la Guardia Civil actuaban y se hacían pasar por verdaderos maquis realizando saqueos y buscando el enfrentamiento directo con los huidos. El SIGC se encargaba de realizar los informes que permitían a mandos como Manuel Gómez Cantós realizar sus masacres. En el mes de agosto del año 1942, este teniente coronel eligió al azar a 30 vecinos de Alía (Cáceres) a los que fusiló delante del resto de vecinos frente a la tapia del cementerio para hacer así entender su autoridad.

Fuente: http://www.lamarea.com/2016/04/23/el-ministro-del-interior-reivindica-el-aniversario-de-un-organo-represor-durante-el-franquismo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario