lunes, 11 de abril de 2016

Anguita

Bianchi

No se prodiga mucho, la verdad sea dicha, Julio Anguita en las tertulias televisivas y, cuando lo hace, es porque le llaman en calidad de oráculo nimbado con aura de quien quiere ser califa en lugar del califa, como le pasaba al visir Iznogud en la Bagdad esplendorosa de los mil cuentos.

Despotrica el exalcalde de Córdoba y exdirigente de Izquierda Unida del sistema actual -le cuesta decir “capitalista”-, la corrupción y la molicie, lo que está muy bien sobre todo, qué menos, si lo dice un reclamado comunista, como quien se reclama rey del mambo, o como James Cagney “en la cima del mundo, mamá” en “Al rojo vivo” (la película, ojo, no el programa de televisión filopodemita de La Sexta) un segundo antes de volar en la explosión de un depósito de gas.

Afirma, hoy mismo, día 11, cuando escribimos esta nota, que ya no ve los telediarios, lo que es loable higiénicamente hablando, pero, eso sí, aprovecha para arremeter contra algo que ya se nos antoja, a nuestro juicio, obsesión (se lo he oído ya varias veces), esto es, meterse -casi acusar- con la gente -con “las masas”, diríamos los comunistas que queremos seguir siéndolo- por seguir votando a “los ladrones”. Se refería a los chorizos de guante blanco que han salido en los llamados “Papeles de Panamá”, concretamente banqueros y politicastros (la palabra “político” la reservamos a gente honrada, o sea, a los proscritos), el último Mario Conde. Al menos no entra al trapo de este penúltimo timo del imperialismo que da carnaza a la plebe con el famoseo de Messi, Almodóvar, Arias, etc., para que estén entretenidos en las barras de las tascas y sublimen sus penas apuntando a este chocolate del loro.

No hace aspaviento Anguita con estas gentecillas menores, pero tampoco apunta a los grandes traficantes de toda clase de negocios fraudulentos que lavan dinero negro o evaden impuestos en paraísos fiscales. O el intento de los Estados Unidos por centralizar las “off-shores” o cuentas opacas en su propio territorio, como ya hicieron con los cártels colombianos de la droga, aparte de apuntar directamente contra Putin, que esta es otra y no menor. De esto no dice ni pamplona el bueno de Anguita -contra cuya persona nada tenemos en contra, sólo faltaría, y sólo juzgamos lo que dice y lo que hace, nada más, como asumimos que se haga lo mismo con nosotros-, y ello, por lo que se ve, porque sólo le importa, y le molesta sobremanera, el comportamiento de “la gente” votando a los “ladrones” (sic), ya se dijo. Sólo le falta añadir, pero el hombre se contiene a duras penas, que hay que ser idiota para hacer eso, o ser más tonto que un obrero de derechas. Repetimos que le hemos visto ya más de una, dos y tres veces con este latiguillo. De ahí a agarrar por la solapa al trabajador y llamarle tonto de baba, poca distancia.

En un menchevique como Anguita -Llamazares ni eso-, que entiende esta “democracia” como punto de llegada, manifiestamente mejorable, sí, y esas cosas, donde el “poder” -y las correlaciones de fuerzas, que se decía en fraseología marxista- se decide en clave electoral y las grandes decisiones en el Parlamento, le subleva, no decir que todo es un tinglado de una antigua farsa benaventiana (de Jacinto Benavente, dramaturgo primisecular), sino el comportamiento ¿estúpido? de la gente, de las masas, de la grey, del rebaño, de la purria, que demuestra serlo por votar a “ladrones” y no, deducimos, a sensu contrario, a ellos, a Alberto Garzón (al “Koletas” le tiene paquete, ya somos dos), pero no seamos demagogos. Un comunista que se precie de serlo lo primero que hace es analizar situaciones concretas, y lo último echar la culpa a las masas -en lugar de apoyarse en ellas siempre, repito siempre- porque no encaminan sus pasos en la dirección que uno cree la correcta. Una “corrección” que difícilmente puede darse en clave electoral sin denunciar esta farsa de “democracia”, eso para empezar, que hasta el 11-M decía “le llaman democracia y no lo es”, para que no nos llamen “maximalistas”, como le llamaba a Lenin la prensa burguesa europea cuando todavía no le conocía ni dios hasta que la lió, no él sólo, claro, porque sin “masas” no hay nada que hacer, algo que Lenin tenía clarísimo. Pero hete aquí que Anguita se ve defraudado por gente que vota lo que no debe, a “ladrones”, que no espabila, con lo que uno se esfuerza en inyectarles conciencia política y llevarlas por la senda correcta en, eso sí, esta “democracia” a la que amamos tanto y por eso la criticamos, como el poeta noventayochista decía que “nos duele España porque la amamos”.

El día que el vulgo vote como es debido, volverán las oscuras golondrinas y España será feliz, pero mira que la gente es burra, oye...

Buenos días.

2 comentarios:

  1. En donde ha puesto 11m (atentado) no sería 15m?

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente,me corrige bien el lector o lectora:es el 15-M.
    Un saludo cordial.
    Bianchi.

    ResponderEliminar