miércoles, 30 de marzo de 2016

Los partidarios de la URSS ganaron el referéndum hace 25 años

Mijail Gorbachov
Dimitri Novikov

Llevamos  un cuarto de siglo sin la URSS. Pero la agonía de su destrucción no sale de los ex ciudadanos soviéticos. Por otra parte, se transmite a sus descendientes, los que atrapados, de alguna manera, no tuvieron tiempo de vivirla plenamente. ¿Por qué sucede esto? Porque hoy en día el tema de la unión es algo más que nostalgia. Tiene que ver con el debate y las necesidades del momento político actual.

Por supuesto, los anti-soviéticos gritan con regularidad que están en contra de la reactivación de la Unión Soviética “¡De ninguna manera!”, dicen. Pero el quid de la cuestión es que los intereses de estas personas son extranjeros. ¿Es posible que Koch, Kasyanov Jodorkovski y Bozhenov Rynska sean seriamente considerados como compañeros? Su relación con Rusia no es más que una convención. Ellos mismos por lo general no lo ocultan, sino que con alegría, muestran su “golpeteo” con Occidente. Y no sólo no  van a ninguna parte, sino que intentan vincular su destino con el de la patria.

El número de partidarios de la Unión no disminuye. Por otra parte, en una serie de ex repúblicas soviéticas hay casi más defensores de la URSS que en Rusia. Y ello ocurre en el contexto de una poderosa corriente de propaganda que se nos vierte en la televisión, en los periódicos y a través de nuestros ordenadores y tabletas.

La propaganda celosamente sugiere que las personas no quieren volver al “pasado totalitario oscuro”. Pero, ¿quién no lo quiere, entonces? ¿Los que miran hacia occidente con la boca abierta mientras se alimentan con sus manos? ¿Los que extraordinariamente se han enriquecido con las privatizaciones a escala nacional? ¿Los que siguen exprimiendo al país en su propio beneficio? Sí, son ellos los que no quieren. Algo que incluso se puede entender. Pero, ¿cuál es el deseo de los pueblos de Rusia?

Hoy en día, con la experiencia capitalista de muchos ciudadanos, se comprende más profundamente. Entender que Rusia no va a abandonar su lugar importante en este mundo sin un Estado fuerte y una economía altamente desarrollada. Entienden que “los socios occidentales” fueron tiburones, listos para hacernos pedazos. Entienden que no hay justicia ni igualdad en el capitalismo. Ellos han experimentado que los llamados derechos humanos se aplican de forma directamente proporcional al espesor de los bolsillos.

El hechizo liberal de un Estado de Derecho, donde un oligarca con una banda de matones gobierna fácilmente, sin ningún problema para comprar incluso a un funcionario del gobierno, o a un juez, se opone al hombre que vive de su trabajo.

El 17 de de marzo de 1991 la mayoría votó por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Fue el voto de más de las tres cuartas partes de los votos de los ciudadanos. El estado de ánimo en la sociedad soviética era evidente. La gente, en su mayor parte, sentían la dignidad del sistema socialista y abogaron por su preservación.

Estaban en una pesadilla que no podrían haber imaginado: el capitalismo oligárquico estaba loco por venir. Una oligarquía que pensaba que era hora de cambiar. Pero hacia el rechazo al socialismo y su desarrollo.

En seis repúblicas soviéticas -Lituania, Letonia, Estonia, Moldavia, Georgia y Armenia- las autoridades negaron a los ciudadanos el derecho a participar en el referéndum. Los que gritaban exigiendo la democracia, fueron tan “democráticos” que privaron a las personas de la oportunidad de hablar.

Sólo que aquí la ausencia de un voto a diferencia del resto de las repúblicas estaba encaminada a la secesión de la Unión. En realidad, sus gobernantes los últimos días tuvieron la oportunidad de votar, recibir el resultado deseado y utilizarlo en sus juegos políticos.

Sin embargo, se negaron a realizar un referéndum. Y por lo tanto, hay muchas razones para creer que tenían miedo a su posible resultado. Y de hecho, si los resultados hubiesen mostrado que el pueblo no quería el fin de la República, ¿qué hubiese hecho esa banda de sinvergüenzas con ganas de separación?

Al negarse a celebrar un referéndum, las direcciones nacionalistas burguesas de las seis repúblicas violaron directamente la Constitución y otras leyes de la Unión Soviética. De hecho, en la práctica de aquella arbitrariedad cometieron un acto de traición. El Presidente de la URSS se vio obligado a detener todos los requisitos de las autoridades estatales por no haberse cumplido las directrices de las autoridades centrales, para no actuar.

Fue aquí cuando el propio Gorbachov, que más tarde lo admitió, había urdido planes de sustitución de la Unión por alguna forma nueva. Por lo tanto estuvo inactivo y rehuyó el ejercicio de sus funciones políticas y penales necesarias a aplicar en plena conformidad con la ley.

Sin embargo, se llevó a cabo un referéndum sobre la preservación de la Unión. Los resultados fueron más que convincentes. Esto, sin embargo, no impidió que se aplastara  la voluntad del pueblo e ir a la colusión. Lo mismo Yeltsin, en 1991, que nunca pensó en cumplir la voluntad de los participantes del referéndum.

Los miembros del Comité de Emergencia fueron engañados por Gorbachov y desanimados no se atrevieron a usar la fuerza. Por lo tanto, por desgracia, no sólo han perdido la oportunidad política, sino que destruyeron la perspectiva histórica de trescientos millones de ciudadanos soviéticos que vivían en un país unido, próspero y poderoso.

A veces oímos la pregunta: ¿por qué la gente se resistió a la caída de la Unión Soviética? Y aquí vale la pena hacer una parada, porque el pueblo no ha perdido toda la memoria. Sí, la sucesión de Gorbachov está llena de traiciones -Karabaj a partir de Vilnius- desmoralizando a su paso a la gente.

Lenin no recordó accidentalmente que en momentos así, de protestas de masas, es esencial la organización. En el interior del partido se habían producido procesos que permitieron contar con su recuperación. Y de hecho es por eso que las actividades del Partido Comunista el 29 de de agosto de de 1991 provocaron respuestas contundentes. Pero luego lo prohibieron, el 6 de noviembre, con el ilegal decreto de Yeltsin. El país fue privado de una fuerza política importante, potencialmente capaz de dirigir la protesta.

Y sin embargo, a pesar de todos los destructores de la resistencia el partido fue creciendo con cada mes que pasaba. La primera demostración de la protesta roja se llevó a cabo en el mismo año de 1991, el 7 noviembre. Y en el primer aniversario del referéndum -el 17 de marzo de 1992-, en el centro de Moscú se llevó a cabo una asamblea en una enorme Cámara de alcance nacional. El mar de gente llenó la plaza Manege por completo. Y fue una protesta contra los protagonistas de la destrucción ilegal de la URSS, de su país, y contra la restauración del capitalismo.

Al haber usurpado el poder el yeltsinismo respondió con terror. En contraste con el “golpe de Estado”, no dudó en utilizar la fuerza. Acciones de masas de la oposición de izquierda patriótica fueron dispersadas ​​violentamente. Fue el 23 de febrero y el 22 de junio de 1992. Y el estrangulamiento pico de la indignación popular se produjo el 1 de mayo de 1993, y luego  contra la “revolución” antisoviética de septiembre-octubre de 1993. Los patriotas que protestaban a favor de la patria soviética fueron aplastados con tanques. Así que la palabra protesta no suena lo bastante ofensiva para las víctimas y los afectados por los trágicos sucesos.

Durante un cuarto de siglo, la actitud de la gente hacia la Unión Soviética ha cambiado. Numerosos sociólogos confirman en encuestas que la mayoría de los ciudadanos lamentan la destrucción de la Unión Soviética y lo consideran una gran tragedia.

Una desviación de los principios del socialismo se convirtió en la principal causa de la destrucción de la URSS. El anti-sovietismo se reanimó en los primeros años de la perestroika notoriamente. Hasta entonces se había disfrazado como condena de la “represión estalinista”. Ideológicamente, se convirtió en el principal instrumento de la desmembración de un gran país.

La más reciente encuesta de opinión muestra que el 81 por ciento de los encuestados no fueron capaces de decir nada bueno acerca de las actividades de Gorbachov. El 24 por ciento, al mismo tiempo lo considera un criminal. Y las principales quejas hacia este personaje consisten precisamente en el hecho de que “destruyó la URSS”.

Esto fue mencionado por un 36 por ciento. Todas las demás reclamaciones han sido menos significativas. Incluso el hecho de que Gorbachov “haya llevado a una disminución del país” indicado sólo por el 10 por ciento de los encuestados. Resulta que la pérdida del gran hogar de nuestros conciudadanos, la URSS, es considerada más relevante que una caída muy dolorosa en el nivel de vida del país.

Veinticinco años de capitalismo nos han enseñado a todos nosotros los ejemplos más brillantes de la injusticia en términos de estratificación de clases.

¿Lo que impidió la preservación de la Unión Soviética, fue su renovación sobre la base del socialismo? Las causas internas y externas fueron muchas. Aquí destacamos sólo una importante: en los principales órganos del partido había un gran número de gente hostil a las ideas comunistas.

Eso fue sólo un colapso ideológico centrado del equipo de trabajo de Yakovlev.  La traición de Gorbachov no permitió un partido estrictamente centralizado para organizar y luchar contra la venganza burguesa.

Y así, un cuarto de siglo más tarde, mirando los intentos de la política de los patriotas en la sociedad capitalista, es bien visible: después del colapso de la Rusia zarista no había otra forma de independencia nacional, sino la socialista. Entre los llamados “socios” extranjeros son demasiados los motivos para desear la destrucción del territorio del país, con su riqueza mineral, su carácter multinacional. Y  pretenden combinar estas decenas de millones de personas sobre la base de un nacionalismo burgués imposible. Su lógica siempre representará una amenaza para el colapso de la Federación de Rusia, así como contribuyó a la destrucción de la URSS.

Millones de personas sueñan con el restablecimiento de la Unión. Y, por supuesto, sólo puede ser socialista. Después de todo, la historia de nuestro país ya ha demostrado que para resistir la embestida del imperialismo hostil sólo se puede desde una sociedad basada en los principios de justicia social, trabajo libre, patriotismo soviético, internacionalismo proletario y solidaridad.

Fueron los burgueses en armas y con agrupaciones nacionalistas como tomaron el poder en muchas de las repúblicas de la Unión. En sangrientas disputas interétnicas comenzaron la demolición de nuestro país. Hoy en día los pueblos de la URSS se dividen en fracciones nacionales desestructuradas. Robaron, humillaron y se ventilaron el uno al otro.

Las chaquetas acolchadas y la guerra de “eneldo” en Donbass se hace por los ex soviéticos y sus hijos. Ahora, entre los aplausos de occidente, se matan entre sí con la ayuda de herramientas creadas por armeros soviéticos. Estamos pagando un precio terrible por haber fallado en proteger la voluntad popular expresada en marzo de 1991.

Sin embargo, el referéndum sólo en el hecho de la historia no se activa el 17 de marzo. Su importancia política no se agota en la actualidad. Nadie legítimamente pudo refutar los resultados de la consulta en toda la Unión.

El destino de Transnistria, Abjasia y Osetia del Sur, Crimea y Sebastopol están directamente relacionados con la aplicación de la posición que la gente expresó hace un cuarto de siglo. Por lo que la voluntad de los pueblos de la Unión Soviética es un factor esencial de la política real. Y en algún momento, su efecto puede ser aún más poderoso.

Por lo que la sagrada memoria de los tiempos de la Unión Soviética se convierte, cada vez más,  en nuestra memoria del futuro, el punto de referencia en el que la gente de Rusia está comprometida.

¿Quién lo está haciendo en secreto? Alguien conscientemente. Y las ideas que capturaron las mentes de millones de personas, tienden a tomar carne de nuevo.

1 comentario:

  1. Mi curiosidad por saber la verdad sobre la caída de la URSS me ha traído hasta aquí. No sabía nada de que hubiera un referéndum sobre la continuidad de la URSS. Ahora comprendo que se traicionó al pueblo, firmando tratados para volver a los Zares. Increíble. ¿Cómo pudo ocurrir semejante traición a un sistema que llevaba funcionando bien -evidentemente con sus defectos- durante tanto tiempo? Puede que algún día se haga justicia a los ciudadanos, y que no se diga que no fue un acto democrático. Quienes consumaron semejante traición deberán ser juzgados por la historia.

    ResponderEliminar