jueves, 17 de marzo de 2016

Los hombres del saco eran los fascistas

El franquismo no se privó de nada. Lo mató todo, lo secuestró todo, todo lo robó, incluso a los recién nacidos, hijos de combatientes republicanos, de militantes muertos, de fusilados..., niños entregados a oligarcas del régimen y otros hacinados en hospicios.

Pero hasta en los peores naufragios los restos siempre vuelven a la playa. En los años noventa empezaron a aparecer denuncias sobre los niños robados al nacer a sus padres y luego vendidos a otros que podían pagar el precio de aquella mercancía.

José Luis Gordillo ha escrito un ensayo titulado “Los hombres del saco”, sobre aquellas compraventas “legales” de niños. Entrevista a algunas de esas víctimas, recoge sus testimonios, examina documentos e indicios, hace un seguimiento de cómo se desarrollaron esos secuestros y cómo siguen hasta la fecha las denuncias.

La mentira y el silencio espeso de la transición nos obligaron a esperar hasta este siglo XXI para enterarnos de que esas cosas han sido posibles en España.

Fueron muchos los que denunciaron tener constancia de algo así en el seno de sus familias. Hubo hijos adoptados que buscaron sus orígenes reales, padres y hermanos que trataron de hallar a un familiar... mujeres a las que les dijeron que su hijo había muerto al nacer, pero no les permitieron verlo... No son casos aislados sino miles de crímenes que no sólo conciernen al franquismo sino también a esta repugnante “democracia”.

Pero el tiempo y las nulas ganas de investigar un crimen masivo han causado estragos. Al revolver en las tumbas de los niños supuestamente muertos al nacer, no había nada... Los expedientes han desaparecido en un incendio... No hay registros con esos nombres... Las pruebas de ADN no son concluyentes... Otros han muerto... Los crímenes han prescrito... Siempre hay una excusa para tratar de pasar página y que los fascistas se salgan con la suya.

Hay miles de personas que no saben quiénes son porque se les ha robado su vida, sus orígenes y su identidad. Desde 1939 hasta 1990, al menos, en España hubo una organización criminal que estuvo secuestrando niños a cambio de dinero. Los vendedores son médicos, enfermeros, religiosos, sacerdotes católicos, e incluso hospitales enteros y maternidades. Los compradores son grandes capitalistas, banqueros, terratenientes, militares... la flor y nata del fascismo, los que hoy siguen teniendo la sartén por el mango.

Pues bien, Gordillo presentaba hoy el libro en Madrid y el PSOE, que iba a hacer la presentación en su sede, lo ha boicoteado porque tiene “discrepancias”. “Es indignante y vergonzoso”, sostiene Ángel Casero, presidente de la asociación Adelante bebés robados.

El autor del libro, Gordillo, enviará un ejemplar a la jueza argentina que instruye los crímenes del franquismo para incorporarlo a la causa. Ha añadido que el PSOE “ha dado una patada a las víctimas” de los robos de niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario