domingo, 6 de marzo de 2016

El pacto con el diablo yihadista

Mohamed Uld Abdel Aziz
El 1 de marzo el gobierno de Obama reveló que en 2010 los delegados de Ben Laden en el norte de África firmaron un acuerdo con el gobierno de Mauritania.

A cada paso el Presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdel Aziz, ha estado alardeando ante Estados Unidos y la Unión Europea de ser el bastión contra el terrorismo en el Sahel.

El documento firmado por Bin Laden que acaba de ser desclasificado en Washington es un pacto de no agresión entre Al-Qaeda en el Magreb Islámico y el gobierno mauritano. Al-Qaeda no cometería atentados en Mauritania a cambio de que el gobierno les dejara tranquilos.

Así se explica que Mauritania haya quedao exenta de atentados en los últimos años y que en 2013, durante la Operación Serval de los imperialistas franceses en Mali, Aziz rechazara enviar ayuda militar.

Al principio la postura mauritana se explicó por los lazos de solidaridad tribal entre algunas tribus mauritanas y los árabes y tuaregs de Mali, al tiempo que en las mezquitas mauritanas, acaparadas por los salafistas, los imanes lanzaron incendiarias proclamas contra la intervención militar francesa.

Al revelear los acuerdos, el propósito de Estados Unidos no ha sido el de poner de manifiesto la hipocresía del gobierno mauritano, sino sus estrechos vínculos con el imperialismo francés.

El presidente mauritano no sólo ha logrado convertirse en un remanso de paz en medio de una región cada vez más sacudida por atentados de todo tipo, sino en un intermediario eficaz en todo tipo de negociaciones internas, como en los secuestros, e internacionales, como con sus vecinos Mali o Sahara.

En el pacto con el diablo había dinero por medio. El gobierno mauritano ha estado pagando un canon de entre 10 y 20 millones de euros a los mercenarios de AQMI como si fuera una póliza de seguros para evitar los secuestros de empresarios y turistas extranjeros.

En otros términos: Al-Qaeda no ha necesitado secuestrar a nadie en Mauritania para financiarse con los rescates.

Más aún: en virtud del contrato, Mauritania se compromete a liberar a los presos de AQMI, lo que llevó a cabo en 2013, cuando Sanda Ould Boumama, uno de los principales dirigentes del levantamiento del norte de Mali y portavoz del grupo Ansar Dine (aliado de AQMI), obtuvo refugio en Mauritania.

Tras unos cuantos meses encarcelado, fue liberado el año pasado sin haber sido juzgado nunca. En cuanto al dirigente de AQMI en Mauritania y primo de Aziz, El Jadim Uld Semane, fue detenido en 2008, condenado a muerte en 2010 y... sigue vivo.

Protegido por el gobierno, el 29 de febrero el grupo yihadista Ansar Dine anunció la creación de un nuevo medio de comunicación para dar a conocer sus próximos ataques contra la ONU y el ejército francés.

El anunció se llevó a cabo por medio de la agencia de prensa mauritana ANI, protegida por un alto oficial del ejército muy cercano a Aziz y que publica regularmente los comunicados de los grupos yihadistas del Sahel.

Fuente: http://www.mondafrique.com/pacte-signe-president-mauritanien-aziz-diable-djihadiste/

No hay comentarios:

Publicar un comentario