martes, 22 de marzo de 2016

El león no es hervíboro

Darío Herchhoren

Nuestra larga experiencia de la vida, y la contemplación de miles de horas de cine, nos han llevado al convencimiento de que el león, es un felino; el mayor de ellos, que además es un mamífero superior carnívoro y carnicero. Esto quiere decir, que debe matar para comer, y que solo se alimenta de carne. Por lo tanto no come verduras, ni pastas, ni pescado, ni mariscos.

Demás de todo ello, y por su majestuosidad es conocido por el mote de “Rey de la Selva”, aunque el animal más poderoso que pisa la tierra es en realidad el elefante; animal, este sí herbívoro, manso y sumamente memorioso.

Por lo tanto sería imposible cambiar la índole o la naturaleza del león, y convertirlo en herbívoro Seguramente en algún cementerio debe haber alguien que lo intentó, pero con escasa fortuna.

Esto viene a cuento por la visita que el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, está realizando a Cuba. La naturaleza del imperio es como la naturaleza del león. El imperio necesita sojuzgar y someter a otros países para explotarlos y robarlos. No es posible un “imperio bueno” que se comporte en forma magnánima, y que traiga la felicidad y la ventura a los pueblos. El imperio ha fracasado en Cuba con su política de cow boy, y ante esa evidencia ensaya otra estrategia. Pero en realidad no es una estrategia, es una estratagema, una añagaza para presentarse como el garante de la democracia y de los derechos humanos.

Si fuera así ya habría abandonado Guantánamo. Creo que a Raúl Castro, aunque ha estado impecable, se le olvidó recordarle a su invitado Obama; que en el territorio de Cuba, se violan sistemáticamente los derechos humanos más elementales, pero solo en Guantánamo, que casualmente se encuentra bajo la soberanía ilegal de los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario