miércoles, 30 de marzo de 2016

El imperio de la ‘shariá’ cristiana

La revista FronteraD publica una carta de Juan José Aguirre (*), misionero católico y obispo de Bangassou, en la República Centroafricana, en la que relata un reciente ataque del LRA (Ejército de Resistencia del Señor) contra dos monjas de su diócesis.

Los asaltantes pisaron el velo blanco consagrado de las monjas, quizá un asunto de ínfima importancia frente a los secuestros y asesinatos masivos de niños que lleva a cabo dicha organización armada en Centroáfrica pero, sobre todo, en Uganda.

Sigue contando la crónica que inmediatamente después del asalto llegaron en un helicóptero tres estadounidenses a los que acompañaban soldados ugandeses:

“La cosa huele a chamusquina. Parece como si no les interesara acabar con el LRA. Saben quiénes son y los dejan hacer, no entran en la selva a buscarlos excusándose en los jóvenes secuestrados que el LRA pondría como escudos humanos en caso de ataque. Tienen fotos de los líderes, saben dónde se esconde Joseph Kony [máximo dirigente de la organización] desde hace años (en un rincón entre el Sudán del Sur y el del norte al sur del Darfur llamado Kafia Kingi), pero nadie mueve un dedo para neutralizarlo con la complicidad del gobierno sudanés. Los ugandeses presentes en Centroáfrica ‘juegan a la guerra’ y son mejor pagados por el gobierno ugandés que en su propio país. Antiguos LRA reintegrados en el ejército ugandés son reenviados a Bangassou e incluso son reconocidos por antiguos secuestrados, con el trauma que esto supone para ellos. Los americanos, con la excusa del LRA, ya tienen media docena de bases en Centroáfrica desde donde controlar, creo yo, el petróleo del Sudán y el coltán del Congo. Me da la impresión de que chupan del bote, que el ‘control’ de los rebeldes del LRA es la punta del iceberg que esconde cantidad de otros intereses que los engrasan gratuitamente. Intereses geopolíticos, económicos u otros en donde ya me pierdo”, reconoce el obispo.

¿Eso les suena?, ¿parece una crónica de Oriente Medio?, ¿otro paripé de los imperialistas? Naturalmente. Se trataba, como dicen el obispo, de una verdadera “puesta en escena”. El Séptimo de Caballería había llegado un poco tarde, pero se desvivió atendiendo a las monjas agredidas para que éstas relataran luego la necesidad de que los gringos siguieran ocupando Centroáfrica.

Hasta aquí todo es correcto. Sin embargo, el relato va seguido por otro referente a la Semana Santa en que el obispo saca los pies del tiesto.

No es extraño que eso ocurra en un país, como la República Centroafricana, en donde el imperialismo también ha enfrentado a los cristianos con los islamistas. Como es natural, el obispo se decanta por los primeros frente los segundos, que nunca dejan de estar acompañados de la palabra “odio”, ni les falta el adjetivo de “radicales”.

Dicha asociación es posible a costa de ocultar la existencia de un cristianismo “radical”, porque la agresión contra las dos monjas de Bangassou la cometieron los miembros del Ejército de Resistencia del Señor, que se llama así en honor al Señor Jesucristo.

Se trata de una organización armada fundamentalista cuyo objetivo es imponer en Uganda la “shariá” cristiana, es decir, el imperio de los 10 Mandamientos de la cristiandad.

La caverna fascista repite infatigable que los ataques del Califato Islámico se dirigen contra los cristianos, un verdadero martirio de la era moderna. Para ellos los salafistas representan al islam.

Pues bien, si eso así, entonces el Ejército de Resistencia del Señor representa al cristianismo y esperemos que ahora informen a los cuatro vientos de que los cristianos también matan a los cristianos. Tanto por lo menos como los islamistas matan a los islamistas en Oriente Medio.

Fuente: http://www.fronterad.com/?q=bakouma-pasada-a-saco-por-ejercito-resistencia-senor-carta-desde-republica-centroafricana

No hay comentarios:

Publicar un comentario