jueves, 10 de marzo de 2016

El buque insignia de la transición, el diario ‘El País’, se hunde

Uno de los cuatro jinetes de la mentira ha caído. Las mentiras de El País pasan factura a su edición impresa y amenazan a su edición web.

El director de El País, Antonio Caño, ha hecho pública una carta abierta a la plantilla del periódico en la que apunta a un próximo cierre de la edición en papel del diario y explica la inminente transformación de la publicación en un medio esencialmente digital.

Caño admite que “la supervivencia” no está garantizada y que la crisis “no ha tocado fondo”. Se dice que ha sido por no conseguir recaudar 9 millones de euros necesarios para mantener el negocio a flote otro año. ¿En serio? Otra mentira, no paran. Cebrián y su cónclave de sátrapas no piensan lo mismo.

El presidente de Prisa y sus dos hombres de confianza, el CEO José Luis Saínz y el vicepresidente Manuel Polanco percibieron un total de 4,1 millones de euros, mientras la empresa editora del diario El País registraba en este mismo periodo un mínimo histórico en su facturación. De hecho, la cantidad percibida por estos tres ejecutivos equivale al 77% de su beneficio anual.

[...] No dudamos que se ha tratado de un asalto en toda regla al rotativo, pero también es verdad que ni todo el dinero invertido por el Banca Santander, Telefónica, Caixabank, HSBC o los grupos inversores extranjeros han podido compensar el descrédito de las mentiras constantes y flagrantes que le ha llevado a una pérdida de lectores, suscriptores y publicitadores tal que hacen el negocio inviable [...]

Se destaparon las máscaras que habían detrás de sus intereses. Comenzó la era del "Todo es ETA" en el que las políticas reales de los partidos se camuflaban mediante el supuesto combate al terrorismo. Se vio que también fue una maniobra para sostener el bipartidismo que se sigue usando a pesar de la disolución de la banda. Un verdadero instrumento de propaganda del neoliberalismo y del IBEX35.

No queremos ser exhaustivos en recordar las mentiras vertidas por el vomitivo diario, han sido demasiadas. Su función era cumplir objetivos electorales y de encubrimiento de maniobras políticas, militares, policiales y económicas, como la entrada de Hez-paña en la OTAN, en la CEE o el caso GAL. Solo recordar los más flagrantes entre la lista de agravios: manufactura de iniciativas políticas como el PSOE en su tiempo o UPyD. Ahora se dedican a promocionar C's atacando a Podemos e IU. Influir en las distintas elecciones con estadísticas manipuladas, montajes de escándalos favoreciendo a sus formaciones, sostener el estado de terror alimentado el "Todo es ETA", rebote de noticias enlatadas de los telefax sin verificar, como el crédito a las armas de destrucción masiva de Irak o las fotos de la muerte de Chávez, apoyar decididamente a la banca, ejército y clero, mantener la monarquía, mantener el sistema económico, difundir el sistema de doctrinas económicas transmitidas por sus bancos incluidos rescates o austeridad.

De todos sus crímenes tal vez sea su función como instrumento electoralista al servicio del IBEX la que más suscriptores les haya hecho perder. Para ello han difundido tantas mentiras que no han podido ser compensadas con información útil o veraz.

Lo sentimos por sus muchos trabajadores, muchos de ellos muy capaces, incluso compañeros, pero no podemos dejar de alegrarnos por que este infame pozo de intrigas salga de circulación por la puerta pequeña, como los cobardes que han sido siempre. Sin duda es un tanto para la prensa libre y la contrainformación. A ver lo que tardan los otros bastardos de La Razón, El ABC y El Mundo en cerrar las suyas. Sea como fuera ahora El País y sus mentiras compiten en igualdad de condiciones que la tarcoteca y sus análisis. ¡Aquí os esperamos, jodidos fachas!

Fuente: http://tarcoteca.blogspot.com.es/2016/03/las-maniobras-de-el-pais-hacen-que.html

 

1 comentario:

  1. Es una buena noticia,de verdad;ya que la "información"que ha vendido El Pais desde su nacimiento, ha hecho más analfabetos políticos entre la clase trabajadora y capas populares, que los 40 años de dictadura franquista.Ahora tratarán de seguir engañando y despolitizando al pueblo en su nuevo formato digital;pero no será lo mismo al no estar expuesto en kioscos y bares exhibiendo sus mentirosos titulares en portada.Además, no todos tienen internet,ni entran para leer un periódico determinado en exclusiva.

    ResponderEliminar