jueves, 18 de febrero de 2016

Los islamistas se quieren follar a Europa

La revista polaca “wSieci” publica una portada con el título “Violaciones islamistas en Europa”.

En el montaje fotográfico se ve a una mujer con la piel blanca y rubia con una bandera europea a la que intentan agarrar varias manos de piel oscura (posiblemente sucias).

Son varios contra una mujer indefensa. Los cobardes atacan a la mujer desde todas las direcciones.

La contraportada de la revista muestra la misma mujer a la que las mismas manos de piel oscura tratan de arrebatarle la bandera europea con la que cubre su cuerpo bajo el título “Infierno europeo”.

La revista sigue con la manipulación orquestada desde Año Nuevo con las violaciones masivas cometidas por los refugiados en Colonia.

En el editorial, la “periodista” Aleksandra Rybinska dibuja un mapa siniestro de una Europa en guerra con el islam “desde hace 14 siglos”. El mundo asiste a un “colosal choque de dos civilizaciones” (no dos religiones: dos civilizaciones) en la vieja Europa.

Los títulos de los artículos que siguen son apocalípticos. Se refieren a una Europa invadida por extranjeros: “El infierno de Europa”, “¿Se quiere suicidar Europa?”...

La revista deja claro que el origen de esta campaña procede del otro lado del Atlántico. Se lanza al ataque contra Angela Merkel, a la que imputa atender a las presiones de los industriales alemanes, que quieren traer una mano de obra barata.

En las encuestas la mitad de los polacos (un 53 por ciento) se manifiestan contrarios a la acogida de refugiados en su país, sobre todo si proceden de Oriente Medio (63 por ciento).

El 6 de febrero Varsovia se unió al coro de la organización islamófoba alemana Peguida que organizó manifestaciones de cientos de personas contra la inmigración, al grito de “Francia e Inglaterra lloran, así se acaba la tolerancia”.

El periodista Ronan Buternshaw ha comparado la portada de “wSieci” con un cartel italiano de propaganda fascista de la Segunda Guerra Mundial que expone la misma idea: los extranjeros vienen a la caza de “nuestras” mujeres (de tu madre, de tu esposa, de tu hermana, de tu hija...)

Así están las cosas, en Polonia y en toda Europa y así seguirán si no impedimos que el fascismo siga imponiéndose.

Cartel fascista de 1943

No hay comentarios:

Publicar un comentario