jueves, 11 de febrero de 2016

Lo que nunca te van a contar sobre Adolfo Suárez

Adolfo Suárez con la camisa azul
1. La tragedia de Los Ángeles de San Rafael

El 15 de junio de 1969 se desplomó un restaurante recién inaugurado del complejo turístico Los Ángeles de San Rafael, en Segovia, sepultando entre los escombros a 58 personas y a 300 heridos. Eran los primeros tiempos del ladrillo. El constructor era Jesús Gil y el gobernador civil Adolfo Suárez.

La instalación se había levantado sin nada. Por no tener, no tenía ni los planos de un arquitecto, ni tampoco permiso de apertura; ni siquiera había pedido los permisos reglamentarios para ello. A pesar de todo, fue Suárez el que solemnemente inauguró aquel tinglado.

Resumiendo: por la muerte de 58 personas a Gil le condenaron a cuatro años de cárcel, pero luego el gobierno fascista le indultó. A Suárez le condecoraron con la Cruz de Beneficencia por la mayor tragedia que ha conocido la provincia de Segovia...

2. El caso YMCA

YMCA son las siglas en inglés de la Asociación Cristiana de Jóvenes Españoles, una organización que en 1972 compró el antiguo club Piscina 2000, propiedad de la Corporación Europea de Márketing (COMAR). Era un complejo situado a las afueras de Madrid, en la carretera de Andalucía, kilómetro 16,200, donde YMCA instaló el principal centro de la Asociación en España.

Además de terreno, el club disponía de gimnasio, piscinas, pistas de tenis, petanca, frontón, balonvolea, baloncesto, campo de fútbol y rugby, pistas de carreras y saltos, picadero, hockey sobre patines y camping. Eran los primeros tiempos del pijerío. Para ingresar en YMCA era necesario asociarse, previo pago de una cantidad muy importante de dinero.

El presidente de la Junta Directiva era Adolfo Suárez y el presidente de COMAR, Víctor Tarruella de Lacour, había sido su amigo en sus tiempos al frente de la televisión franquista. Para el negocio Suárez había firmado con su amigo un contrato por el cual COMAR se quedaba con el 40 por ciento de lo que cada socio pagaba por su ingreso, una especie de compra a plazos.

A pesar de las cuotas y de las subvenciones que recibía, en 1975 apareció en YMCA un importante agujero, que le obligó a dejar de pagar a COMAR, que tuvo que demandar judicialmente a YMCA, incluido Adolfo Suárez, justo cuando éste llegaba a la Presidencia del Gobierno...

3. La fusión de Iberdrola

Cuando en la década de los ochenta la estrella de Suárez declinó porque el PSOE lo hacía mucho mejor, el viejo falangista trató de recuperarse montando un tinglado político llamado CDS. Un amigo suyo, el periodista Antonio Navalón hizo de fontanero recurriendo a los cadáveres que el PSOE fue dejando por el camino, el primero de los cuales fue Ruiz-Mateos. Otro de ellos fue Mario Conde.

Para financiarse y financiar al CDS Navalón participó en varios pelotazos, el más importante de los cuales fue la fusión entre los monopolios eléctricos Iberduero e Hidroléctrica en 1992, por el que cobró 7.000 millones de pesetas, de los que a Suárez le correspondieron 185 millones porque en la operación hubo que vencer importantes desconfianzas políticas.

4. El caso Argentia Trust

Navalón, el amigo de Suárez, fue uno de los que auparon a Mario Conde a la dirección de Banesto, desde donde en 1989 ordenó  el pago de 600 millones a un oscuro chiringuito financiero suizo Argentia Trust. El banquero dijo que a través, entre otros, de Navalón, los destinatarios del dinero eran políticos sobornados para que le exoneraran del pago de impuestos de la Corporación Industrial Banesto. En la investigación el juez imputó a Suárez y a su socio José Luis Graullera. En 1998 Suárez tuvo que declarar por este asunto ante el juez.

En su declaración Conde dijo que el dinero fue a parar al CDS, pero que la entrega se hizo sin registro contable, por lo que dejó entrever que fue Suárez el beneficiario último del mismo. El partido de Suárez acabó siendo el partido de Mario Conde, que en 2000 se presentó como candidato a la presidencia del gobierno en las listas del CDS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario