martes, 2 de febrero de 2016

La ‘oposición’ siria sigue descubriendo sus cartas

Bashar Jafaari, delegado sirio en la ONU
Hace bien la ONU en aclarar que las negociaciones de paz sobre Siria ni siquiera han comenzado. Su emisario especial, Staffan de Mistura, prefiere hablar de meras “discusiones”.

También debería aclarar que tampoco son unas negociaciones al uso, ya que su emisario se reúne primero con unos y luego con otros en sesiones sucesivas.

Es, pues, evidente que las pretensiones del Alto Comité Negociador por vetar a los que sientan en la habitación de al lado bastante más que absurdas. Ni siquiera tienen necesidad de verse las caras.

Pero que a nadie se le ocurra preguntar quiénes son “unos y otros” porque no lo sabemos. La ONU no ha publicado la lista de participantes.

La portavoz del mediador, Jessy Chahine, también ha explicado que el encuentro del domingo entre De Mistura y la “oposición” sólo fue “informal” y que “no formó parte de las negociaciones”.

Más aclaraciones necesarias: cuando la “oposición” exige como condición previa que cesen los bombardeos, no se refiere a todos ellos sino sólo a los rusos, según reconoció en Ginebra el portavoz del Alto Comité Negociador, Salem Muslit.

Los bombardeos de la llamada “coalición internacional” no les molestan en absoluto, como ya suponíamos. Pero es bueno que lo reconozcan.

El domingo, mientras algunos hablaban en Ginebra, al sur de Damasco, cerca del santuario chiíta de Sayyida, explotaron tres bombas colocadas por la “oposición” que causaron 60 muertos y 110 heridos.

¿Tienen que cesar los bombardeos pero no las bombas?

Con muy buen juicio, Muslit define a Siria como un país “ocupado” por tropas extranjeras y aclara a quiénes considera como ocupantes contra los que luchan: “Irán está ocupando Siria. Rusia está ocupando Siria”.

La “oposición” también tiene una definición para aquellos que cataloga como terroristas “reclutado por este régimen [de Bashar Al-Assad] para luchar contra los sirios”.

Es curioso que a la oposición se le ocurra ahora decir estas cosas, cuando siempre nos dijeron que en 2011 lo que se había producido era un levantamiento de los sirios contra su gobierno.

También es curioso que quienes colocaron las bombas que explotaron el domingo no aparezcan calificados como terroristas.

Como decía esta mañana el diario argelino “Le Maghreb”, es posible que lo que no sea realmente sirio sea precisamente la “oposición”.

Del lado de Damasco interviene el delegado sirio ante la ONU, Bashar Jafaari, que también rechaza las “interferencias extranjeras” en Siria. Pero se refiere a las potencias occidentales y a algunos árabes, principalmente Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudí.

Por lo demás, algunos partícipes en la negociación representan a países, como Rusia, bien lejanos a Siria. Las propias negociaciones proceden de una resolución de la ONU... En fin, como todo el mundo sabe, la guerra de Siria es una guerra internacional desde el primer momento.

De la paz hemos de decir lo mismo: no será posible si los amos no sujetan a unos perros a los que la baba se les cae de la boca. Se les ve rabiosos por reeditar en Siria la experiencia de Libia.

(*) Syrie: Une opposition involontaire?, http://www.lemaghrebdz.com/?page=detail_actualite&rubrique=Internationnal&id=74680

1 comentario: