lunes, 29 de febrero de 2016

La caída de la Casa Hariri

Saad Hariri
Rafic Hariri era el típico multimillonario árabe, una de las 100 personas más ricas del mundo. Nació en 1944 en una familia sunita de la ciudad portuaria de Sidon, en Líbano.

Creó su propia empresa, llamada Saudi Oger, convirtiéndose en poco tiempo en el constructor personal del jeque Fahd de Arabia saudí, con el que acumuló una fortuna estimada en 2.000 millones de dólares.

Tras 15 años de guerra civil de 1975 a 1990 dirigió el gobierno de Líbano. Le llamaban “Señor Líbano” (1), seguramente porque endeudó al país hasta donde pudo.

Fue asesinado en 2005 en un mortífero atentado en Beirut. La intoxicación imperialista apuntó hacia Damasco, como autor de su muerte. Entonces Siria ya estaba en el punto de mira.

Tras su asesinato, su hijo Saad, nacido en la capital saudí, se hizo cargo de la empresa de construcción, que tiene su sede en Riad. También fue primer ministro de Líbano.

No se hace tanto dinero en tan poco tiempo si no hay muy buenos contactos, y no sólo en Ryad. La intimidad de los Hariri con los imperialistas franceses era de tal envergadura que la familia Chirac vivía en la casa que los Hariri tienen en París.

¿Se dan cuenta? En pleno centro de París, en el número 3 de la calle Voltaire, no eran los libaneses los que vivían en la casa de los franceses, sino al revés.

Ahora la empresa Saudi Oger ha quebrado y unos 56.000 trabajadores están en la calle con los bolsillos vacíos. Hace meses que no cobraban sus salarios.

El casi vitalicio embajador francés en Riad, Bertrand Besancenot, ha escrito una carta a Saad Hariri para que saque el talonario de cheques y pague a los trabajadores antes de que el problema se haga irresoluble.

Por su parte, Saad Hariri ha viajado a Beirut para conmemorar los 11 años del asesinato de su padre, donde pronunció un discurso en el que, en referencia a Irán y a Hezbolá, advirtió que “Líbano nunca será, bajo ninguna circunstancia, una provincia iraní”(2).

Desde Beirut Hariri se dirigió a sus jefes, los actuales jeques saudíes, para que no se olviden de Líbano, un país que no puede ser una provincia iraní, pero sí puede serlo de Arabia saudí.

No se pueden plantear con más claridad los alineamientos que hay trabados en Oriente Medio y el partido que toma cada cual.

(1) http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_4264000/4264275.stm
(2) http://www.eldiario.es/politica/Saad-Hariri-Libano-aniversario-asesinato_0_484352036.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario