lunes, 29 de febrero de 2016

Aznar y los buitres carroñeros del capitalismo

Aznar padre  y su hijo buitre
La Sareb, el llamado banco “malo”, nació a finales de 2012 para evitar la quiebra del capital financiero español con un claro reparto del pastel: lo “bueno” se lo quedaban los bancos privados de siempre y lo “malo” iba a parar al Estado por medio de la Sareb.

El bocado de la Sareb es del orden de los 50.000 millones de euros, pero el reparto que llevó a cabo el Estado no refleja muy bien la realidad: la Sareb se quedó con la parte “mala” que, sin embargo, sigue siendo administrada por los mismos que la estropearon.

¿Se dan cuenta del truco? Los bancos se fueron a la quiebra por una “mala” administración pero siguen administrando igual que antes, con la circunstancia agravante de que ahora no tendrán inconveniente en administrar “mal” algo que ya no es de su propiedad.

La otra parte del truco es que esos que administraron “mal” van a cobrarse de la Sareb un precio por su “mala” gestión.

Por lo tanto, cambió la propiedad pero no la gestión del patrimonio inmobiliario, que sigue en las mismas manos de siempre.

El patrimonio “malo” se ha depreciado pero la gestión es muy valiosa, por lo que han aparecido los buitres carroñeros que se nutren de la descomposición del capital, en este caso de la Sareb.

Los buitres no quieren exactamente el patrimonio; lo que quieren es gestionarlo. Entre ellos está Aznar Jr. que, junto con Juan Manuel de Hoyos Martínez de Irujo, compañero de colegio de su padre, son los cabecillas de una inmobiliaria llamada Haya Real Estate que, a su vez, es un testaferro del fondo buitre internacional Cerberus.

La relación de la familia Aznar con los fondos buitre no es reciente. Tras dejar su cargo de Presidente del Gobierno, Aznar formó parte del consejo asesor de Centaurus, JER Partners y Doheny Global Group. Durante su estancia en Nueva York su hijo aprendió a nutirse de laa carroña en el Boston Consulting Group y SLS.

La naturaleza parásita de Aznar y sus socios no sólo se demuestra en su apoderamiento de la gestión inmobiliaria de la Sareb sino también de la de otro cadáver hediondo, Bankia, que en 2013 pagó 1,8 millones de euros a Aznar por asesoramiento.

La Sareb ha adjudicado a Haya Real Estate la gestión de préstamos al sector inmobiliario originados por valor de 18.000 millones de euros.

Ya ven que el banco “malo” no lo es tanto para algunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario