sábado, 16 de enero de 2016

El ejército sirio abre siete frentes en las cercanías de Alepo

Desde ayer se producen violentos combates en las proximidades de Alepo tras una ofensiva de las fuerzas del ejército sirio contra las posiciones del Califato Islámico.

Las fuerzas leales al gobierno han abierto siete frentes diferentes en torno a la ciudad, que tratan de aislar de Raqqa, la capital de los yihadistas. La pretensión es tomar ambas, Alepo y Raqqa, por separado.

En un intento gubernamental de tomar la ciudad de Al-Bab, un bastión de los yihadistas al noreste de Alepo, han caído al menos 16 miembros del Califato Islámico.

El asalto está coordinado con intensos bombardeos aéreos rusos, que han logrado frenar una contraofensiva del Califato Islámico en la región.

El ejército regular se encuentra a menos de 10 kilómetros de Al-Bab y ha tomado varias ciudades próximas. Nunca se habían encontrado tan cerca de dicha localidad, situada a unos 30 kilómetros de la frontera con Turquía. Al-Bab cayó en manos del denominado “ejército libre sirio” en 2012 y en noviembre del siguiente año pasó a manos del Califato Islámico.

Además de dividir y aislar a las fuerzas yihadistas entre sí, el objetivo estratégico de Damasco es cortar sus posibilidades de acceso a Alepo, la segunda ciudad de Siria, cuyos barrios occidentales están controlados por los yihadistas.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las victorias del ejército regular en el norte contrastan con su derrota a manos del Califato Islámico en Deir ez-Zor, donde le ha causado al menos 35 bajas.

El Califato Islámico ha avanzado al norte de dicha capital y se ha apoderado del extrarradio de Al-Baghaliyeh, lo que le permite controlar a más de la mitad de la población.

La información oficial de Sana, portavoz del gobierno sirio, asegura que el ejército regular ha rechazado el ataque contra Al-Baghaliyeh, causando duras pérdidas a los atacantes y logrando mantener el control del aeropuerto militar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario