jueves, 7 de enero de 2016

Corea del norte ensaya su primera bomba termonuclear

Ayer Corea del norte anunció por la televisión su primera prueba con una bomba de hidrógeno, que logró explotar con éxito. De esta manera del gobierno norcoreano pone de manifiesto su voluntad de continuar con el programa nuclear.

Los especialistas, como el australiano Crispin Rovere o Bruce Bennett, de la Rand Corporation, se han mostrado escépticos ante la noticia, ya que consideran que la detonación ha sido excesivamente débil para una bomba de hidrógeno. A los expertos nadie les ha contado que la información oficial hablaba de un bomba “miniaturizada”.

Quizá precisamente por eso las críticas contra Pyongyang se desataron inmediatamente con la contundencia que acostumbran a lanzar contra todas y cada una de las medidas de autodefensa que adopta el país asiático: Corea del sur, Japón, Estados Unidos, Unión Europea, Rusia...

Dos pesos, dos medidas. Las cínicas lamentaciones y protestas contra Corea del norte silencian que desde 1980 Israel también dispone del mismo arma, sin que ningún país haya alzado la más leve queja.

La televisión coreana mostró a los espectadores la orden escrita del presidente Kim Jong-Un para la explosión termonuclear, que tenía fecha de 15 de diciembre.

El Consejo de Seguridad de la ONU se ha reunido con carácter de urgencia e incuso China ha expresado su “oposición firme” al ensayo, ha convocado al embajador de Pyongyang y ha evacuado a la población más próxima a la frontera entre ambos países.

Corea del norte ya había explotado bombas nucleares de uranio y plutonio en 2006, 2009 y 2013, lo que le ha costado un fuerte bloqueo internacional. Pero esta vez ha dado un salto cualitativo.

Los sismólogos han detectado una explosión de magnitud 5,1 al norte de la península de Corea, donde habitualmente se realizan estos ensayos y el Ministerio de Defensa de Corea del sur habla de una explosión de 6 a 9 kilotones, similar a la detectada tras la última explosión de 2013.

En 1952 el primer ensayo estadounidense con una bomba de hidrógeno liberó una energía equivalente a 10 kilotones.

Si se trata de la explosión de una bomba de hidrógeno miniaturizada, Corea del norte habrá obtenido un éxito tecnológico y militar gigantesco, ya que podría montar el explosivo en las ogivas de los misiles. El éxito es tanto mayor habida cuenta de el férreo bloqueo internacional que pesa sobre un país al que Obama calificó en 2014 de “paria”.

Ahora las miradas están puestas sobre... China, uno de los pocos aliados con que cuenta el gobierno de Pyongyang. Pero el vecino continental teme a una Corea unificada que, al estilo alemán tras la caída del muro, no sea otra cosa que la ampliación de la actual Corea del sur y, por consiguiente, poco más que un portaviones de Estados Unidos y Japón al otro lado de sus fronteras.

2 comentarios:

  1. Una gran noticia sin duda. Y los culpables de la carrera armamentística son los filo-sionistas occidentales, con los yanquis a la cabeza. Lo que duele es que China o Rusia se manifiesten o puedan manifestar estúpidamente en contra, cuando lo que deberían sería tratar de ganarse a Corea del norte como aliada y ayudarse entre sí en contra del imperialismo yanqui y sus marionetas.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar