miércoles, 2 de diciembre de 2015

13 años encarcelado en Guantánamo por un ‘error’

Ayer Estados Unidos admitió que ha mantenido durante 13 años encarcelado en Guantánamo al yemení Mustafá Al-Aziz Al-Shamiri, a quien confundió con un miembro de Al-Qaeda en Afganistán.

En la jerarquía de Al-Qaeda el preso, de 37 años de edad, ocupaba un escalón muy bajo y no trabajaba como correo, como creía el Pentágono.

Desde 2002 Al-Shamiri ha estado encerrado en Guantánamo como combatiente enemigo sin que hubiera ninguna clase de cargos en su contra. Es uno de los 107 prisioneros que siguen presos en el campo de concentración.

Ayer compareció ante una camarilla que debe decidir si le pone en libertad. Hasta la fecha no ha sido liberado porque Estados Unidos consideraba que era un preso demasiado peligroso y que representaba una amenaza para su seguridad nacional.

En el perfil que publicó en su día, el Pentágono sostiene que combatió en Afganistán y que estuvo relacionado con miembros de Al Qaeda. “Mustafá Abd al Qawi Abd al Aziz al Shamiri (YM-434) combatió en varios teatros yihadistas y se asoció con miembros de Al-Qaeda en Afganistán”, señalaba.

Ahora, después de 13 años, admiten que creían que tenía un papel más importante que el que realmente ejercía porque le confundieron con otro miliciano con datos de identificación similares.

“Previamente se estimó que el preso YM-434 era un facilitador o correo de Al Qaeda, además de un instructor, pero ahora entendemos que estas actividades fueron llevadas a cabo por otros conocidos extremistas con nombres o alias similares a los de YM-434”, reconocen.

El perfil vincula a Al Shamiri con la guerra de Bosnia y Herzegovina en 1995 y les dijo a sus verdugos que luchó en la guerra civil de Yemen en 1996 y en Afganistán con los talibán de 2000 a 2001, también contra la Alianza del Norte y las fuerzas de Estados Unidos, antes de que fuera capturado cerca de Mazar i Sharif, en el norte del país.

Desde su detención, ha permanecido en régimen de detención indefinida al ser considerado demasiado peligroso para ser liberado aunque no había pruebas para someterle a juicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario