jueves, 19 de noviembre de 2015

La oposición ‘moderada’ confiesa sus vínculos con el yihadismo

Abdul Djabbar Al-Okaidi
Hace un mes Hollande, el presidente francés, le indicaba a Putin lo que debía hacer en Siria: los bombardeos rusos sólo debían atacar al Califato Islámico, pero en ningún caso a la oposición “moderada”.

Los demás grupos armados no eran terroristas y, posiblemente, tampoco yihadistas ni nada parecido, sino la legítima oposición al régimen de Al-Assad, incluido el Frente Al-Nosra, es decir, Al-Qaeda.

Cuando hablan de oposición “moderada” los imperialistas se refieren, sobre todo, al llamado “ejército libre”, al que llevan cuatro años tratando de dar vida.

Pero, ¿qué dice dicho “ejército libre” de sí mismo? Pues en una entrevista concedida a un canal de la televisión rusa un coronel del mismo, Abdul Djabbar Al-Okaidi, confiesa que son aliados del Frente Al-Nosra y que mantienen buenas relaciones con el Califato Islámico.

El único reproche que el coronel hace al Califato Islámico es que, en ocasiones, tiene un “comportamiento incorrecto”. ¿A qué le llama “incorrecto”? Los yihadistas, se lamenta el coronel, destruyen monumentos históricos, ejecutan a niños masivamente, cometen atentados innobles y decapitan a sus opositores.

Según explica el coronel en el vídeo, aunque el Frente Al-Nosra no vacila en ejecutar a las mujeres en las plazas públicas por adulterio, no es una organización terrorista y el “ejército libre” colabora con ellos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario