lunes, 23 de noviembre de 2015

La expansión militar de Estados Unidos en África

El ejército de Estados Unidos se expande por el Pacífico, pero también por África, donde hace frente a la omnipresencia china y sustituye a los viejos ejércitos colonialistas europeos, especialmente el francés.

Durante años el Africom, el mando de las fuerzas militares estadounidenses en el continente negro, ha negado la existencia de bases.

La existencia de la base Lemonnier, en Yibuti, era anterior a la creación del Africom como mando independiente en 2008. Según ellos, no cuenta.

Además, la lista oficial de bases militares del Pentágono asegura la existencia de, al menos, otras tres.

En El Cairo está la Unidad Número 3 del Centro de Investigaciones Médicas de la Marina, creada en 1946.

Hay un aeródromo auxiliar situado a unos 1.600 kilómetros de la costa oeste que Estados Unidos ha utilizado desde 1957.

En el el puerto y el aeropuerto de Mombasa, en Kenia, hay depósitos de los años ochenta.

También hay bases cercanas al continente, la más importante de las cuales es la Morón, en Sevilla.

Además, hay también “sitios cooperativos de seguridad” (CENV) que pueden desempeñar las mismas funciones que las bases. El comandante el jefe de Africom, David Rodríguez, ha reconocido la existencia de 11 “sitios de seguridad”.

Es posible que el número sea aún mayor. Según Tom Dispatch, el número puede acercarse a los 60, unos plenamente activos y otros en reserva.

La mayor parte de esos centros militares han sido construidas o remozadas desde 2001. Se trata de campos, depósitos e instalaciones portuarias en 34 países africanos diferentes, por lo que cubren al 60 por ciento del continente.

Estados Unidos dispone también de “departamentos de cooperación de seguridad y defensa” en 38 Estados y han firmado cerca de 30 acuerdos para utilizar los aeropuertos internacionales como centros de suministros.

El número de bases militares está creciendo rápidamente, de manera discreta. En ellas se llevan a cabo ejercicios militares de asesinatos con drones, así como tareas de vigilancia, control e inteligencia.

Dichas bases están en en Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, Chad, Yibuti, Etiopía, Gabón, Ghana, Kenya, Mali, Níger, Senegal, Seychelles, Somalia, Sudán del sur y Uganda.

Además Estados Unidos tiene acuerdos para utilizar las bases de terceros países, como Argelia, Botswana, Namibia, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Túnez y Zambia.

Hay al menos 9 “emplazamiento avanzados de explotación”, de los que el Pentágono ha reconocido el de Charichcho, en Etiopía. Hay otro que ya ha sido utilizado en Kampala, Uganda, así como en Kenia (Isiolo y Manda Bay).

El campo Simba, en Mada Bay (Kenia), la utiliza la Armada y los Boinas Verdes, entre otras unidades. Desempeña un papel esencial en el programa de asesinatos con drones, especialmente dirigido a países como Yemen y Somalia.

Está en plena fase de expansión. Han ejecutado obras para prolongar la pista de aterrizaje a fin de que puedan aterrizar grandes aviones, como los C-130. Han levantado grandes depósitos de combustibles y agua potable, alojamientos para grandes unidades militares.

Su expansión militar en África demuestra que no se trata de un fenómeno coyuntural. Estados Unidos levanta infraestructuras porque quiere implantarse en África de manera persistente y a largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario