lunes, 16 de noviembre de 2015

Holodomor: nuevos puntos de vista sobre un capítulo de la historia de la URSS

La campaña de propaganda sobre la hambruna ucraniana de los años treinta fue un invento de Goebbels que luego ha tenido éxito entre ciertos “historiadores”, hasta el punto de convertirse en un tópico periódicamente recordado por los medios de comunicación, los documentales de la televisión y los reportajes a todo color.

Durante la guerra fría se calificó como “Holodomor” para equipararla al “Holocausto” de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial y equiparar a Stalin con Hitler.

Hoy es un tema de moda en todo el este de Europa, un asunto recurrente, como la matanza de Katyn, que el gobierno ucraniano recuerda cada cierto tiempo para demostrar que rusos y ucranianos siempre han mantenido pésimas relaciones mutuas.

En un libro publicado en 2009, titulado “Crisis: ¿cómo se organizó?”, el economista ruso Nikolai Starikov le ha dado la vuelta haciendo un paralelismo con otro asunto de actualidad, recordando el bloqueo económico y las sanciones de las potencias imperialistas contra la URSS a finales de los años veinte. Starikov afirma, además, que entonces y ahora el bloqueo contra la URSS, lo mismo que contra Rusia hoy, se volvió contra los propios países capitalistas, siendo uno de los factores que agravaron la crisis del 1929.

La situación económica en los primeros años de la URSS estuvieron marcados por la Primera Guerra Mundial y la posterior guerra civil. Los soviets tuvieron que reconstruir un devastado y no cabe duda que fueron años muy difíciles y que la responsabilidad de ellos recae sobre los imperialistas, única y exclusivamente.

Para mejorar las condiciones de vida de las masas, el Estado soviético se propuso reconstruir su industria y modernizar su agricultura. Se iniciaron los planes quinquenales, que tuvieron dos fases. La primera fue la construcción de nuevas instalaciones industriales. La segunda, aumentar la producción agrícola mediante la introducción de maquinaria agrícola.

Con la exportación de una parte de la producción agrícola, el Estado trató de importar nuevos equipos y maquinaria agrícola, dice Starikov, y ahí fue donde los imperialistas trataron de presionar a la URSS.

Justificándose con que los bolcheviques se negaron al pago de las deudas de la autocracia zarista, en 1925 impusieron un bloqueo del oro, de manera que no aceptaban que la URSS pagara con dicho metal. Exigieron una permuta de la maquinaria industrial a cambio de madera, petróleo y cereales.

Además, desde 1930 los imperialistas impusieron un embargo sobre el comercio con la URSS, negándose a exportar nada hacia el país soviético, especialmente grano.

Las presiones económicas del imperialismo aparecieron en el preciso momento en el que el gobierno soviético trataba de poner en marcha los planes quinquenales.

Desde finales del siglo XIX la Rusia zarista había padecido repetidas hambrunas y tras la Primera Guerra Mundial la superficie sembrada se redujo significativamente.

Al comienzo de la Revolución socialista, en los años veinte, no sólo Ucrania padeció un hambre crónica sino también Rusia y los demás países que formaban parte de la URSS. Las hambrunas se reproducían cada dos o cuatro años, dependiendo de las regiones afectadas.

Grover Furr cita al profesor Mark B. Tauger como experto en las hambrunas de la historia. Las mismas eran consecuencia de varios factores, como el atraso de la agricultura rusa, las catástrofes naturales o los efectos a largo plazo de las sucesivas guerras que asolaron al país.

Entonces Starikov pregunta: sabiendo los imperialistas los problemas que estaba padeciendo el gobierno soviético para alimentar a la población, ¿por qué exigieron que las importaciones fueran pagadas en grano y no con oro?

La respuesta es obvia: los imperialistas querían agravar el problema del hambre forzando una carestía artificial de grano que, en lugar de destinarlo a la población, debía enviarse al extranjero como medio de pago.

Se trataba de que la población hambrienta se amotinara, de provocar desórdenes contra el gobierno soviético, obligarle a recurrir a la represión.

Starikov apunta que las presiones del imperialismo coinciden con la gran crisis capitalista de 1929 y contribuyeron a agravarla, es decir, que la URSS no fue el único país perjudicado por la política imperialista.

No obstante, el embargo comercial no fue más que una de las causas de las hambrunas de aquella época. Hay otras que, en cualquier caso, demuestran que no se trató de una política deliberada del gobierno soviético contra Ucrania, que puso todo su empeño en impedirla y luego en paliar sus efectos.

No obstante, la propaganda fascista afirma que la causa de dicha hambruna radicó en la colectivización “forzosa” del campo en 1929. Es todo lo contrario: la colectivización se aprueba precisamente para erradicar de manera definitiva el hambre entre la población rural.

Se puede añadir, además, que la colectivización fue un pleno éxito del gobierno soviético y que a partir de entonces los ciclos de hambre se acabaron en la URSS para siempre, a diferencia de los países capitalistas, donde han seguido hasta hoy.

El hambre de 1932-1933, que no fue exclusivamente ucraniana, fue la última que conoció la URSS.

Fuente: http://sputniknews.com/russia/20151112/1029956744/holodomor-hoax-ussr-ukraine-starikov.html

3 comentarios:

  1. La UR$S era perfecta y todo lo hacía bien, que pena que el resto del mundo conspirase contra este paraíso y arruinase sus planes de felicidad mundial.
    Por supuesto eso no significa una defensa del OTRO capitalismo, sino una llamada a la reflexión para aprender de los errores, que los hubo y muchos, para evitar que la historia se repita.

    ResponderEliminar
  2. La URSS no era perfecta, era un régimen social superior, como el 100 no es perfecto en comparación con el 4, sino que es superior.

    La perfección no existe, ni en el comunismo por cierto (Marx dijo clarito que en el comunismo continuarán habiendo anormales sociales que quedrán robar, explotar, agredir, o simplemente una pequeña población estadísticamente con rasgos socio-psciopaticos, y clarito dijo que a ésta gente se le iba a rendir por las armas del pueblo conciente).

    La URSS no era capitalista, era socialista.

    Es un deber aprender de los errores. Así se aprende y se hacen mejor las cosas.

    Pero hay gente que cuando dice "aprender de los errores" en realidad quiere olvidar los errores y aciertos anteriores, de modo que está condenada a fracasar absolutamente en todo. Un alcohólico sin resaca no dejará de ser un alcohólico, y es inevitable que la resaca vuelva. Los revisionistas, podemitas, verdes y progres troskos, que van de eruditos, son en realidad como políticos alcohólicos.

    La manipulación de la historia es evidente, y tú Piedra, estás legitimando, en ridiculizar el símbolo de la URSS, la vissión burguesa contrarrevolucionaria de la URSS, que no se atiene a pruebas científicas sino a pura propaganda psico-social. En las excavaciones de "fusilados por soviéticos", las pruebas arqueológicas no se corresponden con loss cuentos burgueses.

    HAMBRUNAS en EUROPA: en la Yugoslavia de Tito el Bueno, en la Alemania Libre del 45-47 con los gobernadores-marines, en la España del 40-45, en Grecia monarco-fascista, etc.Los niños desnutridos de España del 2015. ¿De eso no aprendemos? ¿qué hacer con esto? ¿y los ancianos, parados (muchos inmigrantes) que buscan comida en los contenedores? ¿de esa puta realidad no somos capaces de aprender nada? ¿le agradecemos a Dios no estar buscando entre la basura el pan de cada día? ¿se lo hacemos pagar al Mercadona que quema la comida que no vende y contrata camiones para que se lleven hasta el último pan que no se vendió? ¿cómo se lo hacemos pagar, con firmas o con ....?

    HASTA LOS HUEVOS DE ESCUCHAR QUE DEBAMOS APRENDER A EVITAR EL SOCIALISMO, A LA VEZ QUE DEBEMOS APRENDER A BENDECIR AL CAPITALISMO. PUTOS TROTSKISTAS Y ANARCAS DROGADOS.

    Capitalismo= hambrunas crónicas, hasta Haití y Somalia, Irak y Afganisthan, India y Camerún. Las hambrunas, como dijo Jean Ziegler, están programadas, son asesinatos y genocidios deliberados. EN el capitalismo, el número de muertos por hambre y sus enfermedades y deficits asociados en el mundo, no se decide en la Biblia o en el "cambio climático" (que es una puta tomadura de pelo, palabra de historiador), sino que se decide en la Bolsa de Chicago (el Chicago Mercantile Exchange).

    Socialismo no es "otro capitalismo" porque allí las hambrunas no eran cíclicas, no viene en el modelo, y en la praxis se combaten con todas las fuerzas.

    ResponderEliminar
  3. No simplifiques, no se trata de anti-comunismo-autoritario = pro-capitalismo

    En Ucrania acababa de terminar una guerra de independencia que fracasó, pero había mucha gente que aun deseaba la independencia. ¿Como es posible que el mayor productor de grano de Europa sea el más castigado por el hambre?
    Según la propia Rusia (la actual) Se reconoce la matanza pero con el matiz de que no fue limpieza étnica, aunque solo porque entonces tendrían que indemnizar a mucha gente, así que dicen que fue guerra de clases, que iba contra los terratenientes, pero evidentemente no fueron esos los únicos que murieron, del partido ya te digo yo que tampoco cayeron muchos.

    Sobre que el socialismo no es capitalismo...
    http://crisiscapitalista.blogspot.com.es/2013/07/union-sovietica-y-capitalismo-era_1.html
    Pero vamos, ahí está la historia y ahí está China o la propia Rusia para ver si que son y como han llegado hasta ahí, pero si es mejor pensar que todo se estropeó por culpa de la competencia...

    Por cierto, yo lo que critico (y siempre) no es el comunismo (socialismo) es el totalitarismo, el comunismo solo puede funcionar en una sociedad libre, esta tendrá que defenderse con uñas y dientes, pero al formarse todos sus integrantes deben hacerlo de modo voluntario y consciente.

    ResponderEliminar