viernes, 27 de noviembre de 2015

Estamos hasta el coño de tanta represión

Procesión del santísimo coño insumiso
La juez de Instrucción número 10 de Sevilla ha citado a declarar como imputadas a las tres mujeres que sacaron en procesión una vagina gigante de plástico en la manifestación del Primero de Mayo del año pasado en Sevilla.

Esta vez el delito son las ofensas a los sentimientos religiosos, o sea, católicos. A la hora de reprimir siempre hay alguien que se siente ofendido. Unas veces es la Casa Real. Otras las llamadas “víctimas del terrorismo”. El caso es que la espada de Damocles esté siempre presente, con ley mordaza o sin ella, como en este caso.

La denuncia la puso Asociación de Abogados Cristianos y en septiembre la juez ordenó a la policía la identificación de las mujeres que portaban en andas “una vagina de plástico de un par de metros de altura a modo de Virgen” en la manifestación convocada por la Confederación General del Trabajo, cuyos dirigentes también están imputados.

En el vídeo grabado del acto se observa que algunas de las mujeres que se manifestaban portan mantilla y llevan el rostro descubierto, mientras otras tienen la cara cubierta por capirotes de nazareno. Parece ser que dichas mujeres pertenecen a la peligrosa organización “Akelarre Feminista”, que es posible que sea ilegalizada por practicar algún tipo de terrorismo vaginal.

Los abogados cristianos dicen sentirse ofendidos por los hechos que ocurrieron el día 10 de abril del año pasado, cuando miembros de la CGT “convocaron, organizaron y realizaron” una manifestación titulada “Procesión del santísimo coño insumiso” y del “Santo entierro de los derechos socio-laborales”, que partió de la sede del sindicato en Sevilla.

Posteriormente, el Primero de Mayo, la CGT convocó nuevamente una manifestación semejante a la anterior que recreaba las procesiones de Semana Santa, “escenificadas en tono de burla”, todo ello “a ritmo de tamborrada y presidida por el ‘paso’ de una vagina de plástico de un par de metros de altura a modo de Virgen, portada en andas”.

Ni libertad sindical, ni derecho de manifestación, ni libertad de expresión... Nada de nada. En este país está todo por hacer.

2 comentarios:

  1. Que poco sentido del humor

    ResponderEliminar
  2. Son muchos años de represión para tirarlos a la basura por las buenas; la iglesia y el estado tienen que defender lo que han conseguido hasta ahora.

    ResponderEliminar