domingo, 29 de noviembre de 2015

El viraje de la política exterior francesa en Oriente Medio

Laurent Fabius
“Más vale tarde que nunca”. Por si cabían dudas, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, ha confirmado el viraje de la política exterior francesa en Oriente Medio, consecuencia tanto de su propio fracaso como de la intervención rusa en las guerra de Siria.

Las declaraciones de Fabius a la radio RTL se producen en un momento significativo: tras el regreso de Hollande de su visita a Moscú que ha refrendado la colaboración de ambos países y que Francia quiere hacer extensiva a otros países.

El imperialismo francés llevaba varios años empeñado en derrocar a Al-Assad, como había hecho en 2011 con Gadafi en Libia. Incluso mantuvo su plan cuando Estados Unidos ya había renunciado a él.

Ahora en declaraciones a la radio RTL, Fabius ha propuesto trabajar conjuntamente con el ejército regular sirio en la lucha contra el Califato Islámico. Ha dicho que contra los yihadistas hay que utilizar lo bombardeos y, además, las fuerzas de suelo, “que no pueden ser las nuestras”, pero pueden ser las del ejército libre sirio, es decir, la oposición moderada, fuerzas árabes sunitas, fuerzas del régimen y también los kurdos.

En un alarde originalidad, Fabius ha dicho que la participación del ejército regular de Al-Assad no se debería enfocar sólo desde el punto de vista de una transición política en Siria, sino que va más allá.

De visita en Moscú, su homólogo sirio de Asuntos Exteriores, Walid Mouallem, se ha felicitado de los nuevos aires de la diplomacia francesa. “Pero eso necesitaría un cambio fundamental en su manera de gestionar la crisis”, dijo en una rueda de prensa junto a Lavrov.

“Miren a la aviación rusa y vean cómo interacciona con el ejército sirio sobre el terreno, miren los resultados obtenidos y extraigan las lecciones”, concluyó el ministro sirio.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. • Esta gentuza sobra y no se la debería aprobar ni para bien ni para mal. Sencillamente, sobran. Me refiero, tal y como ya es habitual por mí, a los filo-sionistas occidentales que operan desde el marco de las más diversas instituciones, en las que lamentablemente son mayoría IMPUESTA por la manipulación y engaño por estos falsos populares (y subsiguiente reparto de honores y cargos), cuando no por la violencia, cual en España al modo franquista y herederos hasta la mismísima actualidad.
    • Viene de lejos la cosa, consistente en deshacer la magna obra romana, dividiendo el imperio en dos (el de oriente y el de occidente), para a continuación dividir estos en naciones feudo para el lucro de estos mafiosos, hasta nuestros días.
    • Estamos alimentando una pléyade innumerable de parásitos mafiosos. Y eso me da tristeza, porque además se nos está impidiendo por ellos la creación de un mundo de salud, belleza, bienestar, seguridad de vida y libertad generalizados. Muy grave todo ello.

    ResponderEliminar