viernes, 27 de noviembre de 2015

Así fue el rescate del piloto del bombadero ruso derribado en Siria

El general Ghassem Soleymani
El rescate del piloto del bombadero ruso Su-24 derribado en Siria ilustra bastante bien la compleja composición de las fuerzas que combaten sobre el terreno.

Tras el derribo, ambos aviadores fueron tiroteados por fuerzas turcomanas adscritas el “ejército libre”, es decir, la llamada oposición “moderada”, que mató al comandante.

A fin de rescatar al piloto superviviente, Rusia envió a dos helicópteros, que no pudieron cumplir su misión. Uno de ellos fue derribado por el “ejército libre” y su tripulante murió.

Rusia se aprestaba a enviar una segunda fuerza de rescate cuando recibió una llamada del general iraní Ghassem Soleymani, comandante en jefe de las fuerzas de élite Qods y de las fuerzas de Hezbollah que combaten en Siria en apoyo del gobierno de Al-Assad.

Hace varias semanas que los medios de todo el mundo estaban especulando con la muerte del general Soleymani, de la Guardia Revolucionaria. Dichos rumores pretenden localizar la guarida del general a fin de ejecutarlo. Su intervención ha dado a la operación de rescate un tono aún más legendario.

El general Soleymani informó a las fuerzas rusas que disponía de un comando compuesto por 16 miembros del ejército regular sirio y otros 6 más de Hezbollah, capaz de infiltrarse en la retaguardia enemiga y rescatar al piloto ruso con vida.

Para ello necesitaban apoyo aéreo ruso y las señales de sus satélites, que barrieron cada centímetro de las posiciones del “ejército libre” en la zona en tiempo real y nublaron los radares de la OTAN a fin de que Turquía no pudiera detectar la presencia del comando.

Una vez localizado el piloto, los helicópteros rusos ayudaron a romper las líneas del frente con disparos de la DCA y misiles. El comando penetró 6 kilómetros en la retaguardia, localizó al piloto y volvió sin ningún contratiempo.

El operativo se ejecutó de manera impecable gracias a un magnífico trabajo previo de inteligencia. El comando sirio-libanés sabía que el enemigo vacilaba a causa de sus divisiones internas. Los turcomanos del “ejército libre”, que dominan la zona, querían trasladar al piloto al otro lado de la frontera para que Turquía pudiera chantajear a Rusia con el rehén.

Por el contrario, la dirección del referido “ejército” pretendía quemarlo vivo para meterle miedo a Rusia, lo mismo que ya había hecho el Califato Islámico con un piloto jordano capturado hace meses.

Los “moderados” querían imitar a los “radicales”.

3 comentarios:

  1. El que más tiene que agradecerlo es el piloto.
    Pero no nos llevemos a error y por saber que OTAN y mercenarios a su servicio son nefastos, sus enemigos son los amigos del pueblo. Ni Rusia, ni mucho menos Irán, aun actuando en este caso a favor de los atacados, representan nada mejor que los atacantes; Solo son otros estados capitalistas en pugna por el poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale,pero lo inteligente será observar,analizar y hasta aprovechar sus contradicciones,¿no?

      Eliminar
  2. ¿Toda esta información de donde la sacáis, si se puede saber? ¿podríais mencionar la fuente,por favor?
    Lo digo por que si esto lo sabéis vosotros también lo sabrán los servicios secretos de la OTAN. ¿o no?

    ResponderEliminar