domingo, 11 de octubre de 2015

Las armas de los yihadistas proceden de Estados Unidos

El jueves Red Voltaire  informó que la sección del Departamento del Tesoro de Estados Unidos encargada de la lucha contra la financiación del terrorismo había iniciado una investigación sobre el origen de los vehículos Toyota del Califato Islámico.

En el verano de 2014 el Califato Islámico penetró en territorio irakí a bordo de más de 800 vehículos de la marca japonesa Toyota, modelos Hilux y Land Cruiser, aparentemente nuevos.

Aquel equipamiento había llegado a manos del Califato Islámico en un tren especial fletado por los servicios secretos turcos. El mismo tren transportaba también armamento pesado comprado en Ucrania por Arabia saudí.

Según han declarado fuentes militares irakíes a la Agencia de Noticias Fars, el equipamiento militar capturado por el ejército irakí a los terroristas del Califato Islámico en Beiji, al norte de Irak, es de fabricación estadounidense.

Desde hace varios meses las fuerzas irakíes vienen realizando labores de limpieza en Beiji, que permanecía bajo el control del Califato Islámico. Tras apoderarse de la ciudad, de su refinería de petróleo y de sus alrededores, los militares encontraron numeroso material militar y municiones estadounidenses en las posiciones de los yihadistas.

El material había sido arrojado a las posiciones del Califato Islámico por helicópteros y aviones de carga estadounidenses.

Periódicamente los altos funcionarios irakíes vienen denunciando públicamente el suministro de armas y municiones de Estados Unidos a los terroristas del Califato Islámico. En ocasiones desde aviones estadounidenses también se han lanzado alimentos para que los yihadistas puedan subsistir atrincherados en sus posiciones.

Las últimas protestas han procedido del coordinador de las fuerzas populares irakíes, Jafar Al-Jaberi, quien recientemente dijo que los aviones de Estados Unidos habían lanzado armamento sobre posiciones ya abandonas por los terroristas, para estimularlos a recuperarlas.

Testigos oculares de Al-Havijeh, en la provincia de Kirkuk, vieron caer pesados fardos desde dos aviones con los distintivos de la Fuerza Aérea estadounidense sobre la zona comprendida entre Al-Khas y Diyala que hasta hace pocos días estaba controlada por los yihadistas.

En febrero un diputado informó de que el ejército irakí había derribado dos aviones británicos en la provincia de Al-Anbar que transportaban armas destinadas a los yihadistas.

“El Comité de Seguridad Nacional y Defensa del Parlamento irakí dispone de fotos de dos aviones británicos que se estrellaron cuando llevaban armas al Califato Islámico”, declaró el jefe del Comité, Hakem Al-Zameli, según un comunicado publicado por el Centro de Información en árabe del Consejo Supremo Islámico de Irak.

Como consecuencia del incidente, el Parlamento irakí pidió explicaciones a Londres.

Pero no se trata de casos aislados. El diputado irakí desveló que el gobierno de Bagdad recibe diariamente informaciones procedentes tanto de fuentes civiles como de fuerzas de seguridad en la provincia de Al-Anbar sobre numerosos vuelos de aviones de la coalición internacional que envían armas y suministros al Califato Islámico.

El referido diputado explicó, además, los motivos de la ayuda occidental a los yihadistas. Según él, Estados Unidos prefiere una situación caótica en la provincia de Al-Anbar, que está cerca de las ciudades de Kerbala y Bagdad, porque no pueden solucionar la crisis generada por el Califato Islámico.

También en febrero un funcionario irakí denunció a las potencias occidentales y sus aliados regionales por su apoyo hacia los takfiríes en Irak, afirmando que habían descubierto armas de fabricación estadounidense e israelí en las regiones que habían sido limpiadas de yihadistas.

“Hemos descibierto armas fabricadas en los Estados Unidos, en los países europeos y en Israel en las zonas liberadas del control del Califato Islámico en la región de Al-Baqdadi”, dijo el jefe del Consejo provincial de Al-Anbar, Khalaf Tarmouz, según informó el sitio de internet Al-Ahad.

1 comentario:

  1. Deberíamos intentar pararlos, forzar el desarme universal, tal y como preconizo en las "Propuestas Políticas para la Construcción del Futuro" de mi "Guía Política Antifascista" aquí: http://goo.gl/t7z3Ke. Ahí están dadas todas las claves de cómo se debería "operar" a fin de escindir la historia.

    ResponderEliminar