viernes, 2 de octubre de 2015

La aviación rusa destruye los puestos de mando de los yihadistas en Siria

El miércoles Rusia llevó a cabo su primer ataque aéreo de alta precisión contra objetivos del Estado Islámico en Siria. En 20 vuelos los aviones lograron destruir por completo los puestos de mando de los yihadistas en las montañas.

Ayer nuevos nuevos ataques de las Fuerzas Aéreas rusas impidieron a los yihadistas la reconstrucción de un puesto de mando destruido el día anterior. Los bombardeos también han destruido dos campos de entrenamiento y otras instalaciones del Estado Islámico, además de decenas de vehículos militares y armamento pesado de los yihadistas. En la provincia de Idlib los cazas rusos destruyeron búnkeres y almacenes de combustibles del Califato Islámico.

Esta mañana miles de yihadistas han huido de Raqqa, uno de los bastiones del Califato Islámico, a causa de los intensos bombardeos rusos que han causado la muerte de 12 de ellos.

Esta rápida desbandada pone de manifiesto la comedia de bombardeos aéreos que han venido publicitando la ‘coalición internacional’ capitaneada por Estados Unidos, cuyos efectos han sido exclusivamente propagandísticos.

Para encubrirlo, TVE y otros medios de comunicación aseguran que los bombardeos atacan a la población civil indiscriminadamente y que han causado la muerte de varios niños. Los Estados cómplices del yihadismo (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Turquía, Arabia Saudí y Qatar) han difundido un comunicado en el que exigen a Rusia que cese los bombardeos contra la población civil y lo que califican como “oposición siria”.

‘La primera noticia sobre víctimas entre la población civil apareció antes de que despegaran nuestros aviones’, ha dicho Putin. El Kremlin ha garantizado que todos los ataques de la aviación rusa se dirigen exclusivamente contra posiciones yihadistas y en ningún caso contra la población civil, aunque ha reconocido que otras organizaciones terroristas están en su lista de objetivos.

El portavoz del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, ha dicho que no tiene información de que se hayan registrado muertos o heridos hasta el momento, pero Al Barazi destacó que podría haber hasta veinte muertos por los bombardeos.

Tampoco hay informaciones sobre el alcance y la duración de la operación rusa en Siria dado que “es información estratégica”, aunque el ministro ruso de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov ha manifestado que los bombardeos rusos no alcanzan a Irak, ya que el gobierno no se lo ha pedido. No obstante, si fueran requeridos por el mismo o por la ONU podrían extender su radio de acción hasta aquel país.

Rusia también ha anunciado que no llevará a cabo operaciones terrestres. “La operación militar contra el Estado Islámico involucrará los oficiales del Estado Mayor General y de la Fuerza Aérea, y al personal técnico-militar para la asistencia de las aeronaves”, han dicho fuentes oficiales. De momento sólo participan oficiales y voluntarios rusos, así como el Ejército sirio, e Irán e Irak, coordinados desde el centro de información de Bagdad.

Precisamente el gobierno de Irak ha ofrecido a Rusia abrir una de sus bases aéreas a los cazas rusos para bombardear las posiciones del Califato Islámico.

Según el sitio de internet DebkaFile, cercano a la inteligencia militar israelí, en los próximos días el ejército iraní se apresta a llevar a centenares de soldados a Siria en el marco de una operación conjunta con las fuerzas sirias y Hezbolá en las regiones de Idlib y Hama. Además de prestar apoyo aéreo, Rusia coordinaría el operativo.

La inteligencia israelí añade que próximamente los cazas chinos J-15 también entrarán en combate en Siria, incorporándose a las fuerzas de ataque rusas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario