miércoles, 7 de octubre de 2015

En Kiev se proponen ayudar al yihadismo en contra de Rusia

Anton Guerashenko
La intervención de la aviación rusa en Siria está haciendo que las máscaras se derrumben, aunque algunos gobiernos, como el de Kiev, nunca hicieron uso de ellas. Siempre se supo lo que eran.

Ahora el diputado y consejero del ministro ucraniano de Interior, Anton Guerashenko, ha propuesto en su perfil de Facebook ayudar al Califato Islámico contra Rusia.

El plan de Guerashenko consiste en utilizar la página web Mirotvorets que él dirige para indicar las coordenadas de los rusos en Siria con objeto de que puedan ser localizados y asesinados.

Mirotvorets es una web fascista que publica los datos personales de los “enemigos del Estado ucraniano”. En realidad, es un centro cibernético de la OTAN ubicado en Estonia que ya sirvió para asesinar al periodista Oles Buzina y al diputado ruso Oleg Kalashnikov.

Ahora Guerashenko quiere hacer lo mismo con los pilotos rusos en Siria a fin de que los terroristas del Califato Islámico puedan atentar contra su vida.

La propuesta de Guerashenko ha causado verdadero furor entre los fascistas ucranianos, hasta el punto de que su perfil en Facebook tuvo que ser bloqueado temporalmente.

En este asunto hay dos reflexiones. La primera es sobre Mirotvorets, una palabra que significa “pacificador”. Es la favorita de los asesinos, todos ellos amantes de la paz (de los cementerios). La web publicó los datos personales de Buzina y Kalashnikov 48 horas antes de que fueran asesinados en abril de este año, a raíz de lo cual la web de la Guerashenko y la OTAN fue cerrada.

¿Tenemos que sorprendernos de esa amalgama entre la OTAN y los pistoleros fascistas ucranianos como Guerashenko?

La segunda reflexión es que la propuesta del consejero ucraniano es estúpida, como no podía ser de otra forma procediendo de un estúpido. Pero demuestra al mismo tiempo la catadura personal de quienes ocupan los pasillos de Kiev. Entre esa gentuza sin escrúpulos siempre funciona aquello de “los enemigos de mis enemigos son mis amigos” o lo de “dios los cría y ellos se juntan”.

En fin, en Kiev comparten mesa y mantel con la OTAN y están dispuestos a ampliar sus contactos en un “menage à trois” con el Califato Islámico. ¿Tenemos que sorprendernos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario