miércoles, 21 de octubre de 2015

El terrorismo respetable del Frente Al-Nosra en Siria

La cadena de telebasura Cuatro lleva desde el fin de semana difundiendo noticias falsas sobre el enorme número de refugiados que causan los bombardeos rusos que, según dicen, están dirigidos contra todos aquellos que se oponen al gobierno de Al-Assad, sobre todo contra la población civil, que huye despavorida.

Presentan la guerra como si el Califato Islámico fuese la excusa para que, con ayuda de los rusos, el gobierno masacre a la oposición, que ya no se atreven a calificar de “moderada”. Como los demás, medios, la Cuatro es un altavoz de la guerra sicológica, que es una parte de la guerra misma.

Hace unos pocos días Alain Rodier, un antiguo miembro del servicio de inteligencia militar francés, lo volvió a explicar en Le Figaro con bastante claridad: “Es exacto decir que el 80 por ciento de los golpes de los rusos se dirigen contra movimientos que no son el Califato Islámico. Sólo hay que añadir que la mayor parte de ellos dependen de Al-Qaeda”.

La intoxicación informativa de la cadena Cuatro presenta la guerra de Siria como una dualidad entre el gobierno y el Califato Islámico. Uno de los objetivos de ese formato de campañas es que otro tipo de organizaciones, como el Frente Al-Nosra, pasen desapercibidas.

Es una campaña de imagen que el imperialismo está coordinando con los dirigentes del Frente. Sin embargo, los propios imperialistas no están de acuerdo entre ellos sobre el papel que debe jugar. Por ejemplo, mientras el ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, decía en 2012 que el Frente estaba desempeñando “un buen papel”, Estados Unidos lo incluía en el listado de organizaciones terroristas.

Inicialmente el Frente Al-Nosra nació como la rama siria del Califato Islámico, del que se separó en 2013, hasta el punto de liarse a tiros entre ambos. Hoy es la rama siria de Al-Qaeda y dispone de unos efectivos que oscilan entre 6.000 y 15.000 terroristas, incluyendo a los extranjeros, que son una parte tan importante de sus milicianos que en el interior de Siria la consideran como una organización foránea.

No es, pues, el grueso de las fuerzas que se oponen a Al-Assad ahora mismo y es difícil que lo consigan, aunque están haciendo esfuerzos en esa dirección. En marzo de este año se aliaron con Ahrar Al-Sham y otros grupos para crear el llamado “Ejército de la Conquista” que puede llegar a agrupar unos 30.000 efectivos.

Sus apoyos exteriores proceden de Arabia saudí, Qatar y Turquía y el grueso de sus tropas se concentran en torno a Idlib, donde han logrado frenar una reciente ofensiva del ejército regular.

En mayo su máximo dirigente, Abu Mohammad Al-Joulani, concedió una entrevista a la cadena de televisión Al-Jazira que puede ayudar a explicar el reciente giro de las informaciones imperialistas sobre la guerra de Siria.

Según Al-Joulani, han recibido órdenes procedentes de Ayman Al-Zawahiri, es decir, de la dirección de Al-Qaeda de no atacar a occidente una vez que acabe la guerra de Siria. Este tipo de declaraciones indican que el Frente trata de convertirse en el pivote de la lucha contra el gobierno de Damasco, un aliado fiel capaz de hacer un “buen uso” de la ayuda que reciban del imperialismo.

Las atrocidades del Califato Islámico han dejado al Frente Al-Nosra como el terrorismo respetable y moderado que tanto gusta a los demagogos de la cadena Cuatro. Deberían recordar los atentados suicidas que han cometido en Damasco en los que cientos de personas han muerto descuartizadas.

Son noticias olvidadas, como el atentado cometido el 1 de junio del año pasado por un estadounidense de 22 años de edad miembro del Frente Al-Nosra, que hizo estallar un camión cargado de explosivos en un atentado suicida.

Veamos este reciente titular de El País: “Al menos seis muertos en un atentado suicida en Damasco. El frente Al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, asume la autoría del ataque” (1 de febrero de este año).

Si el atentado suicida se hubiera cometido en Madrid, la prensa española se hubiera cuidado bien de no calificarlo como un “ataque”. ¿Verdad? Las noticias cambian bastante cuando por arte de magia los medios españoles convierten al terrorismo en algo moderado y respetable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario