domingo, 13 de septiembre de 2015

Marruecos se dispone a enviar tropas a Yemen

Arabia saudí está presionando para que sus mejores aliados, entre los que está Marruecos, para crear una fuerza terrestre que intervenga en Yemen a fin de apuntillar la rebelión huti.

Hasta ahora no ha tenido mucho éxito, pero Marruecos tampoco se puede negar porque las relaciones entre ambos países no pueden ser mejores.

Marruecos ha mostrado reticencias, sobre todo cuando otro estrecho aliado suyo, Omán, le ha advertido claramente que Yemen es un olla a presión y que el coste de vidas para Marruecos en una operación sobre el terreno resultaría escalofriante.

Por ello, Marruecos ha prometido que enviará tropas, pero que deben permanecer estacionados en suelo saudí, sin entrar en Yemen.

La débil oferta marroquí no ha satisfecho a Riad, que prosigue sus esfuerzos para simular que, por su parte, no se trata de una agresión unilateral contra un vecino. La creación de ficciones, como la “comunidad internacional”, por parte de Estados Unidos ha creado escuela.

No obstante, la intervención abierta es sólo la punta del iceberg. Otros países, como Francia, también están participando directamente en la agresión, pero de una manera discreta. En mayo las Fuerzas Especiales francesas fueron trasladadas de sus bases de Yibuti y Abu Dhabi, donde disponen de bases militares permanentes, a la línea del frente en Yemen.

De Yibuti partieron los mercenarios franceses del 5 Regimiento interarmas de ultramar y de Abu Dhabi la 13 Brigada de la Legión Extranjera.

A pesar de las apariencias, el ataque a Yemen es un completo fracaso para los autócratas saudíes. Creyeron que su influencia era mucho mayor, sobre todo entre ciertos países árabes. Ahora se puede decir que están solos y más bien aislados. En algunos casos la ayuda ha sido puramente simbólica y en otras no han encontrado más que buenas palabras. En abril Pakistán se negó a enviar tropas. Turquía también les ha dado la espalda y los Emiratos Árabes Unidos se han retirado del campo de batalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario