domingo, 6 de septiembre de 2015

India acusa a Greenpeace de injerencia en los asuntos internos del país

Tras varios meses de batalla jurídica, la sucursal de Greenpeace en India ha perdido la autorización para utilizar financiación extranjera en sus actividades locales. En su edición del viernes el “Indian Express” indica que el gobierno ha resuelto que Greenpeace “viola la ley manteniendo la confusión en torno a su financiación interna e internacional”.

En la práctica la decisión ha sido aprobada por el Tribunal Supremo y supone la “congelación inmediata de las cuentas bancarias de la organización” en el país, que representan una tercera parte de sus recursos.

Desde comienzos de este año cerca de 17.000 ONG que actúan en India han tenido que parar sus actividades porque el gobierno de Modi les acusa de amenazar la seguridad económica y servir a los intereses de las potencias occidentales.

Lo mismo ha sucedido en otros países, como Rusia y China, que se habían convertido en el terreno propicio de las campañas de desestabilización política de las ONG. No deja de ser significativo que los tres países formen parte del bloque de países BRICS.

Según el “Economic Times”, tras la derrota Greenpeace prepara una campaña de desestabilización contra el gobierno hindú, a la que califica como meramente “informativa”.

Una larga trayectoria ha acreditado que Greenpeace es uno de los instrumentos que utiliza el imperialismo para impedir que los países del Tercer Mundo se liberen de sus ataduras y adquieran protagonismo económico y político. Pero los manejos del imperialismo no sólo conciernen al terreno de la ecología sino al médico, al caritativo y al humanitario, donde las ONG se han convertido en otros tantos Estados paralelos o caballos de Troya de las multinacionales y de las grandes potencias imperialistas.

En muchas ocasiones las ONG acompañan a las invasiones militares de los países del Tercer Mundo, las justifican e incluso las exigen “por razones humanitarias”, por lo que se las ha calificado como “soft power”, un poder suave. Pero ese tipo de poderes “suaves” son tan importantes como los “fuertes” para el imperialismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario