sábado, 19 de septiembre de 2015

¿Han encontrado Rusia y Estados Unidos un principio de acuerdo sobre la guerra de Siria?

Choigu, ministro ruso de Defensa
En un comunicado el Pentágono ha informado que se han reanudado las conversaciones telefónicas entre los ministros de Defensa de Rusia y Estados Unidos, que habían quedado interrumpidas en agosto del año pasado como consecuencia de la guerra de Ucrania. El motivo de dichas conversaciones ha girado en torno a la guerra de Siria, por lo que ambas potencias encuentran en Siria lo que han perdido en Ucrania.

A partir de ahí el comunicado es confuso. El Pentágono asegura que hay un principio acuerdo entre ambos para “desconflictuar” (textualmente: deconfliction), la situación en Siria, cuando en realidad lo que hay es una guerra, que es bastante más que un conflicto. En una guerra como la de Siria, además de un gobierno legítimo, hay una parte no reconocida como tal a la que, en todo caso, alguien debería dirigirse para “desconflictuar. ¿O pretenden que sea el gobierno de Siria quien rebaje la escalada militar?

Al mismo tiempo, el comunicado habla de una campaña contra el Califato Islámico, lo que parece contradictorio con lo anterior: si hay “desconflictuación la campaña debería remitir en cierta medida, lo cual supone que el Califato Islámico saldría indemne de la guerra, y posiblemente con una posición política reforzada.

Sin embargo, sobre el terreno no sólo no hay “desconflictuación sino todo lo contrario. Según el Wall Street Journal, Rusia ha reforzado su presencia en Siria con el envío de 500 soldados de la infantería de marina y helicópteros de ataque Mil Mi-24 Hind y de transporte Mi-8 Hip.

Además, la inteligencia militar estadounidense asegura que Rusia ha enviado a Latakia, al norte de Siria, 4 aviones de combate Su-27 Flanker, es decir, aviones diseñados para la supremacía aérea.

El periódico desliza que “no está claro” que dichos aparatos vayan a ser tripulados por pilotos sirios, es decir, que van a ser los rusos los que se pongan al mando de los mismos. Finalmente, el reportero da otra pirueta más y sigue especulando: dichos aviones podrían “contestar” a los de la coalición (léase: Estados Unidos) que “luchan” contra el Califato Islámico. Es posible que sobre el cielo de Siria se puedan producir “encuentros inoportunos” entre los aviones de unos y otros.

Resumiendo por dónde van las disquisiciones: la aportación rusa no sólo no añade nada a “lucha” de Estados Unidos contra el Califato Islámico sino que la entorpece.

Como buenos intoxicadores, los del Wall Street Journal son capaces de ponerlo todo del revés. Así es imposible entenderse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario