jueves, 17 de septiembre de 2015

El FBI desata la ofensiva contra los Panteras Negras

Elderidge Cleaver
Negros, esclavos y rebeldes (7)

Lo realmente nuevo en el Partido de los Panteras Negras no fue el llamamiento a las armas. Ni siquiera fue lo más importante. Lo que les diferenció de otros, es que era una organización y que tenía el proyecto de organizar. Los Panteras Negras no convocaban a las masas a celebrar asambleas o manifestaciones, sino que las encuadraban por regiones, ciudades o barrios, en los que formaban células y comités.

Todo lo demás era consecuencia de ello especialmente el programa y la propaganda. El primero era muy sencillo, elemental, apenas diez puntos que semejaban más bien a un estricto código de conducta del militante, heredado de los movimientos precedentes: no se debía golpear a las mujeres, nada de drogas... Incluso un programa tan sencillo deja bien claro a las masas que los Panteras Negras no tenían ningún interés por reunir cualquier clase de fuerza o por sumar indiscriminadamente. En la organización no entraba quien quería; tenía reservado el derecho de admisión.

Una organización de esas características supone también un rearme ideológico, la difusión de propaganda, una tarea de formación de los militantes, la lectura y el estudio. La propaganda escrita no sustituye a la oral, que sigue siendo la más importante, sino que la complementa. Así se creó una intelectualidad negra de naturaleza militante, no académica, cuyo máximo representante fue Leroy Eldridge Cleaver.

La biografía de Cleaver es parecida a la de otros militantes de aquellos años. Trabajador e hijo de trabajadores en Little Rock, Arkansas, su familia emigra en busca de otro trabajo para acabar en un barrio marginal de Los Ángeles, un paso intermedio que conduce siempre a la cárcel que, para un revolucionario es una universidad.

En 1958 a Cleaver le condenaron, y no era la primera vez, a 14 años de cárcel por violación y tentativa de asesinato de una mujer blanca. En prisión se autocriticó y se unió a “Nation of Islam”, siguiendo luego los pasos de Malcom X cuando rompió con aquella organización. En la cárcel se convirtió en un intelectual cuyo pensamiento no era universitario sino carcelario, militante y revolucionario. Al salir de la cárcel le nombraron redactor de la conocida revista “Ramparts” y posteriormente en director de publicaciones de los Panteras Negras.

La mejor señal de que la línea los Panteras Negras era correcta es que 24 de sus dirigentes empezaron a ser perseguidos y detenidos, a pesar de ser una organización muy pequeña, de apenas 700 militantes repartidos a lo largo de Estados Unidos. La solidaridad y la lucha contra la represión adquieren una importancia creciente, no sólo en los juicios políticos sino también en cualquier clase de persecución policial o de asesinato en los barrios. La organización instala comedores populares en los barrios y recauda dinero para que las familias puedan visitar a los presos.

El 28 de octubre de 1967 la policía detiene a Newton tras un tiroteo en el que resulta gravemente herido. Un policía muere y otro cae herido. Le acusan de asesinato, con una previsible pena de muerte si le condenan. Es el detonante de una amplia campaña de solidaridad que se convierte en el motivo central de la actividad del Partido. Un abogado blanco, Charles R.Garry, asume su defensa. Bobby Seale le llama “el Lenin de los estrados”.

La telaraña de juicios sólo era una parte de la represión. Las fotos de los dirigentes del Partido llenan las paredes de las comisarías. Sus coches son seguidos sistemáticamente por la policía. Las oficinas permanecen vigiladas las 24 del día y periódicamente son registradas. El 25 de enero de 1968, a las dos horas de la madrugada, la policía invade la vivienda de Bobby Seale y su mujer, los levantan de la cama y los detienen por intento de asesinato. Por la noche detienen a otros 6 militantes, por los mismos motivos. El juez declara ilegales los registros domiciliaros y falso el atestado que le presenta la policía. Salen todos en libertad.

En una semana se produjeron 16 detenciones de militantes por motivos espúreos, lo que no frena la represión. El 16 de enero del año siguiente la policía vuelve a penetrar de madrugada en la vivienda de Eldridge y Kathleen Cleaver en San Francisco y les amenazan, así como a Emory Douglas, un miembro de la comisión cultural del Partido que está presente en ese momento. Tras un registro, no encuentran la documentación que esperaban y el montaje fracasa.

El Partido cae en la trampa que le tiende la policía, un combate cuerpo a cuerpo, una clara señal de falta de madurez. Pero sólo era una de tantas maniobras que la policía, y en especial el FBI, empiezan a tender de manera sistemática para acabar con la organización. Son las que luego se conocieron con el nombre de Cointelpro o Programa de Contrainteligencia, una nueva edición del que ya se había practicado durante la “caza de brujas” contra el Partido Comunista.

El FBI tenía, pues, una amplia experiencia política que iba mucho más allá de las detenciones, los juicios y las cárceles. En 1960 el programa Cointelpro se había dirigido contra 2.370 movimientos, como los independentistas puertorriqueños, los estudiantes revolucionarios e incluso contra el propio Martin Luther King. Los Panteras Negras padecen una campaña sistemática de cerco y aniquilamiento que aborda varios frente de manera simultánea:

Vigilancia. Cada militante de cada una de sus células es espiado, seguido, fotografiado y cada uno de sus correos intervenidos y cada una de sus conversaciones telefónicas grabadas. Estas acciones se llevan a cabo tanto de manera reservada como abierta, a fin de intimidar y hacer notar a cada uno de ellos la presencia agobiante del aparato represivo del Estado y sus enormes capacidades.

Correo. El FBI escribe y difunde cartas falsas para enlodar las relaciones políticas y personales entre los diferentes militantes. Además de falsas por su origen, las cartas contienen informaciones también falsas sobre una supuesta vida disoluta de los dirigentes, que manejan gigantescas cantidades de dinero, se emborrachan o dilapidan el dinero en el juego.

Ataques de falsa bandera. El FBI ataca las sedes de otras organizaciones en nombre de los Panteras Negras. También fabrica falsas octavillas, falsos comunicados y falsos carteles firmados con la apariencia de proceder del Partido para entregárselos a otras organizaciones políticas y crear conflictos entre unos y otros.

Redadas. Las detenciones por motivos ridículos se multiplican. Es una guerra de desgaste que obliga a un esfuerzo continuo en litigios y campañas de denuncia, un despilfarro de energías, de tiempo y de dinero que, al mismo tiempo sirve para enturbiar la imagen de la organización: “si le han detenido por algo será”.

Infiltración. La policía introduce a sus agentes y confidentes en la organización, que no sólo sirven para obtener información sino para sembrar el caos interno, las disensiones y las polémicas. Al mismo tiempo, los militantes honestos son acusados de ser infiltrados, lo que siembra la desconfianza.

Provocación. Algunas células llevan a cabo acciones incontroladas e ilegales que justifican una represión indiscriminada contra los demás.

Asesinato. El FBI provoca tiroteos o ejecuta fríamente a los dirigentes más destacados.

Drogas. El FBI puso a sus agentes a introducir las drogas en los barrios más combativos de las ciudades de Estados Unidos.

Son sólo algunos de los mecanismos que formaron parte de Cointelpro. El repertorio es mucho más amplio y en Estados Unidos se ha dirigido contra los Panteras Negras y cualquier clase de movimiento que no esté controlado por los aparatos del Estado.

Típica campaña de intoxicación Cointelpro en la prensa: Luther King era comunista

Más información:

Cointelpro, una guerra más que sucia contra los movimientos revolucionarios de Estados Unidos

1 comentario: