viernes, 25 de septiembre de 2015

Billy El Niño, el feo rostro de la tortura


Llevaba años escondiendo su rostro porque tenía mucho que ocultar. Pero ahora le han cazado. Es Antonio González Pacheco, ‘Billy El Niño’, policía y uno de los torturadores más sanguinarios del franquismo y luego de la transición.

La última vez que un fotógrafo lo tuvo a tiro -de su cámara, se entiende- fue en 1979.

Este torturador nació el 6 de octubre de 1946 en la localidad cacereña de Aldea del Cano y está casado con María Puerto Márquez Ramos, de 55 años. Del matrimonio han nacido dos hijas: Teresa María González Márquez, juez titular del juzgado de instrucción número 8 de Gavá en Barcelona y de Silvia María González Márquez, también licenciada en Derecho.

Como ven, los cargos franquistas pasan de generación en generación. La policía franquista no sólo se sucedió a sí misma, sino en el aparato judicial. El año pasado la jueza de la Audiencia Nacional que le tomó declaración a Billy a petición de Argentina no fue otra que Concepción Espejel, alias ‘Conchi’ para su amiga Cospedal, la compañera de pupitre que estudió Derecho con Rajoy, la del PP, la misma que quiere intervenir en el caso Gurtel a toda costa... Son siempre los mismos, antes y ahora.

El torturador está en busca y captura internacional, ya que España sigue siendo, como siempre, el paraíso de la impunidad. La orden la ha tenido que dar la jueza argentina María Servini de Cubrín.

No fue un torturador del franquismo exclusivamente, como quieren aparentar ahora, sino también de la transición ya que permaneció en activo en la policía hasta 1984, cuando le contrataron como jefe de seguridad de la antigua fábrica de Barreiros en Villaverde, un barrio obrero de Madrid.

En 1996 fundó la empresa ‘Spas Consultores’, radicada en su domicilio particular. Es una empresa de ‘servicios de prevención de atentados y secuestros’ que fundó con otro sujeto parecido a él mismo: su antiguo jefe y comisario de policía Jesús Martínez Torres. Ambos participaron activamente en la guerra sucia contra el movimiento antifascista.

Para los fascistas Billy es un héroe. En julio de 1979, días antes de que tuviera que declarar como testigo por los asesinatos de Atocha, un centenar de policías le arroparon con una cena de homenaje.

En junio de 1977 el ministro de Gobernación (Interior), Rodolfo Martín Villa, le otorgó  la Medalla al Mérito Policial con distintivo blanco. La transición le ascendió y le aseguró una jubilación tranquila. 

5 comentarios:

  1. Os van a multar por ofender el honor de este santo varón y su sagrada descendencia. (Que los fachas para estas cosas son muy suyos)

    -Ni olvido ni perdón.

    ResponderEliminar
  2. Así me gusta verte ; Corre , corre como si estuvieses en el infierno

    https://www.youtube.com/watch?v=4Uf_rTLqj0o

    ResponderEliminar
  3. Miami, no España, siegue siendo lo paraiso de los asesinos e de la impunidad

    ResponderEliminar
  4. Que valiente como da la cara, salió por la tv y corría mas que Husain Bolt.Por algo será.Ojalá le amarguen los pocos años que le queden de vida

    ResponderEliminar
  5. Dijo una vez una de sus victimas torturadas, que cuando se disponía a maltratar en comisaría este elemento, primero descolgaba de la pared el crucifijo para que Jesucristo no viera la cosa "tan fea" que se disponía hacer.

    ResponderEliminar