lunes, 31 de agosto de 2015

Movilizaciones masivas en Japón contra la guerra imperialista

Ayer unas 120.000 personas secundaron la manifestación convocada frente a la sede del Parlamento japonés en Tokio para protestar contra la política militarista del primer ministro Shinzo Abe.

Los participantes, de todas las edades, han llenado las calles a pesar de la lluvia y han cantado canciones, coreado consignas y exhibido pancartas contra la reforma de Abe y pidiendo su dimisión.

La concentración ha sido convocada por tres grupos pacifistas ciudadanos y se han producido manifestaciones similares en hasta 200 ciudades y pueblos de todo Japón, según informa la prensa nipona.

Uno de los participantes, Michio Yamada, de 75 años, ha expresado su rechazo a la reforma porque quiere evitar que Japón vuelva a entrar en una guerra, por el bien de sus cinco nietos. Yamada ha explicado que con sólo 5 años vivió el bombardeo de Tokio en 1945 y ha asegurado que aún siente miedo al recordar cómo la gente se tiraba al río Sumida huyendo de las explosiones.

“Con el avance de la tecnología la guerra es aún más mortífera que antes. En esta era de bombas nucleares nunca puedes saber cuál será la cifra de muertos. El peligro es mucho mayor que antes”, ha argumentado. “No debemos permitir que vuelva a suceder nunca”, ha apostillado.
 
Un portavoz de los convocantes, Ken Takada, ha destacado que la gran participación recuerda a las movilizaciones civiles de la década de 1960, cuando más de 300.000 personas se concentraron junto a la Dieta para protestar contra la renovación del acuerdo de seguridad con Estados Unidos propuesto por el entonces primer ministro, Nobusuke Kishi, abuelo de Abe.

Las reformas de Abe podrían ser aprobadas por el Parlamento durante el mes de septiembre. En estos momentos está siendo ya debatida en la Cámara de Consejeros o Sangiin, la cámara alta de la Dieta. Con la propuesta de Abe, el ejército japonés podrá participar abiertamente en las misiones internacionales respaldadas por la ONU y permite desencadenar la guerra en compañía de Estados Unidos, su más fiel aliado.

Ese cambio pondría en peligro la seguridad de Japón. Los convocantes consideran que esta reforma es ilegal porque va contra los acuerdos de paz que Japón tuvo que firmar tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial.

2 comentarios:

  1. Aqui esta claro que los deseos de paz y de prosperidad del 90% del mundo claman al cielo, pero nadie nos escucha.Luego esta el otro 10% que son ignorantes-malas personas, estomagos agradecidos y la elite.Decir tambien que la gran mayoria de la poblacion es ignorante y vaga a la hora de querer cambiar algo.De esto se aprovechan los cerdos opresores y represores.Siempre se ha dicho que la union hace la fuerza y es cierto.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo, que la unión hace la fuerza no es siempre del todo cierto si esa unión no se construye desde unos principios marxistas leninistas poco o nada cambia para clase obrera un ejemplo que esta de actualidad es podemos .

    ResponderEliminar