domingo, 30 de agosto de 2015

El petróleo en la estrategia del imperialismo

Adrián Figueroa León

Exxon Mobil es una empresa heredera de la Standard Oil Company fundada por John Rockefeller en el año de 1870 y se constituyó como el primer gran monopolio del sector petrolero que en su momento llegó a dominar todos los procesos desde la exploración, producción, refinación y comercialización, al punto de controlar el 90% del mercado energético estadounidense.

La propia sociedad capitalista norteamericana y su gobierno le impuso una ley antimonopolio en 1911 la cual obliga a Rockefeller a desmembrar la Standard Oil Company en varias empresas, no obstante esta medida no tuvo gran efecto sobre este gran emporio petrolero, que adicionalmente controlaba la red ferroviaria encargada sector trasporte de los hidrocarburos, la Union Tanker Car Company.

Exxon Mobil también conocida mundialmente como por (Esso) formó parte de las "7 hermanas petroleras", llamadas así por Enrico Mattei –fundador de la Eni- como el cartel petrolero más poderoso del planeta que prácticamente se repartió el mundo por el control del petróleo a través de acuerdos secretos.

Este poderoso cartel de las 7 hermanas petroleras [...] luchaba en cualquier parte del mundo donde existiera un pozo petrolero, sin embargo, estas corporaciones imperialistas las unía la necesidad de controlar los precios del petróleo y combatir contra cualquier iniciativa de país productor petrolero en favor de su soberanía.

La historia de esta corporación petrolera que forma parte del Complejo Militar Industrial Financiero y Comunicacional norteamericano, es una historia que está cargada del despojo, evasión de impuestos, la injerencia, las agresiones al medio ambiente y las violaciones sistemáticas del derecho internacional, además está íntimamente ligada a al Departamento de Estado y los sectores de ultraderecha norteamericana [...]

Exxon Mobil es una superpoderosa corporación petrolera que su único objetivo es controlar las reservas de hidrocarburos del planeta y por ello comete crímenes y [...] actúa al margen de las leyes internacionales.

Vale la pena mencionar que Exxon Mobil fue una de las principales empresas que financió las campañas electorales del republicano George W Bush y tuvo un peso fundamental en la decisión de la agresión contra Irak [...]

Es la misma empresa que en 1989 provocó el catastrófico desastre ecológico en Alaska con el derrame petrolero del buque Exxon Valdez [...]

Exxon Mobil participó en operaciones de extracción en las aguas de Angola, país que depende en un 90 por ciento de los impuestos petroleros. La mayor parte de esos ingresos fueron utilizados para financiar una cruenta guerra civil en ese país. Exxon Mobil construyó un oleoducto de 1.070 kilómetros entre el Chad y Camerún, donde el Gobierno del Chad utilizó una parte del dinero recibido para comprar armas. Adicionalmente durante la construcción del oleoducto, en sus alrededores se cometieron violaciones de los derechos humanos contra las personas que pusieron algún tipo de resistencia contra dicha instalación petrolera.

En Indonesia Exxon Mobil colaboró con el ejército del exdictador Suharto acusado de realizar crímenes de lesa humanidad, entre las que se pueden mencionar ejecuciones masivas y desapariciones forzadas. Habitantes indonesios en el 2001 acusaron a Exxon Mobil ante un tribunal norteamericano por su complicidad en las ejecuciones ilegales, las desapariciones forzadas y las torturas realizadas por los soldados indonesios, sin embargo este petitorio no prospero porque el gobierno norteamericano manifestó a la Corte que dejara sin lugar este caso debido a que podía afectar los intereses de EE.UU. Igualmente Exxon Mobil ha sido responsable de la destrucción del hábitat en países como Nigeria, Ecuador, Perú y Colombia como consecuencia de la explotación depredadora e irracional de los hidrocarburos.

Luego que la actividad petrolera en Venezuela fuese controlada casi durante 90 años por las grandes transnacionales, a partir de la llegada del Comandante Hugo Chávez a la Presidencia de la República, se comenzó a estructurar en Venezuela una política petrolera ante todo nacional, vinculada a la soberanía y el interés del pueblo venezolano [...]

A partir de esta visión política del Gobierno Bolivariano [...] se comienza a gestar contra Venezuela una campaña de agresión por parte de los grandes centros del poder mundial con el apoyo de la oligarquía venezolana, quienes controlaban anteriormente la renta petrolera a favor de sus intereses antinacionales.

De esta manera Venezuela se convierte en un laboratorio donde se aplican distintas fórmulas desestabilizadoras del Estado venezolano y el poder político tales como golpe de estado (2002), sabotaje petrolero (2002-2003), sabotaje eléctrico, paramilitarismo y guerra económica [...]

Con base en el decreto de nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco se realizó la migración a empresas mixtas de todos los proyectos que se desarrollaban ahí, donde operaban transnacionales como la British Petroleum, la Total, la ENI, la Statoil. Solamente dos empresas no negociaron y no aceptaron subordinarse al nuevo régimen fiscal venezolano; estas empresas eran la Conoco Phillips y la Exxon Mobil.

La Exxon llevó a cabo una serie de acciones judiciales contra PDVSA a través de tribunales internacionales, valiéndose de maniobras con tribunales británicos intentó presionar a PDVSA, demandando a la principal estatal petrolera venezolana por más de 12.000 millones de dólares por la nacionalización del área Cerro Negro donde operaba Exxon Mobil.

Posteriormente, la Exxon Mobil en su afán de poner en jaque a PDVSA y la República Bolivariana de Venezuela emprendió una serie de maniobras legales como el arbitraje internacional ante tribunales británicos y holandeses [...] en su aspiración de 12.000 millones de dólares en bienes congelados. Sin embargo, la Cámara de Comercio Internacional le concede a la Exxon Mobil una indemnización sólo por 908 millones de dólares. Exxon demandó ante el CIADI (Centro Internacional de Arreglos de Diferencias relativas de Inversiones). En esta instancia PDVSA sale con un arreglo favorable, ya que el CIADI falló por 1.591 millones de dólares, de los cuales PDVSA había cancelado 907 millones de dólares.

Con el fallo CIADI el pasado mes de octubre de 2014, se redujeron las aspiraciones de Exxon Mobil y sin la posibilidad de volver hacer negocios con Venezuela. Sin embargo, esta depredadora transnacional de la geopolítica del imperio norteamericano, vuelve a la carga contra la República Bolivariana de Venezuela, esta vez con su incursión desde el 5 de marzo del 2015 en el bloque Stabroek, en la Zona Marítima de la Guayana Esequiba o Territorio Esequibo, el cual se encuentra en reclamación por Venezuela, a tan sólo unos pocos minutos del mayor reservorio de petróleo del planeta.

Fuente: http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/por-adrian-figueroa-leon-exxon-mobil-y-la-geopolitica-petrolera-imperialista

No hay comentarios:

Publicar un comentario