domingo, 30 de agosto de 2015

Cómo matar en masa a los islamistas con rayos X

Glendon Scott Crawford
El 21 de agosto un neoyorkino de 51 años, Glendon Scott Crawford, fue condenado por el tribunal del distrito de Albany por elaborar un plan para matar islamistas con rayos X. El condenado es mecánico de la empresa General Electric y miembro del Ku Klux Klan de Galway.

Los delitos por los que ha sido condenado son la utilización de armas de destrucción masiva y la utilización de un instrumento de dispersión radiológica. La pena se conocerá el 15 de diciembre y puede oscilar entre 25 años de cárcel y la pena máxima.

Durante el proceso se demostró que Crawford preparó su plan criminal durante varios años. Se desplazó hasta la Federación Judía del noreste de Nueva York, la Congregación de las Puertas del Cielo, y la embajada de Israel en Washington para pedirles que le entregaran un aparato de rayos X de calidad industrial para matar “a los enemigos de Israel”.

Dichas instituciones le negaron el apoyo que Crawford les pedía e informaron de la petición al FBI, que en abril de 2012 se infiltró en su entorno para vigilar sus movimientos.

El racista detestaba profundamente a los musulmanes y a los políticos liberales, ha dicho el fiscal adjunto en unas declaraciones. En una conversación con un policía del FBI le dijo: “Creo que el islam es una infección oportunista del ADN” y que “el envenenamiento con rayos X es algo bueno”.

Según el sumario, Crawford estaba decidido a llevar a cabo su plan. El FBI asegura que el 20 de mayo de 2013 probó con éxito un método para lanzar radiaciones a distancia, lo que pudieron comprobar los policías infiltrados.

Durante el juicio el fiscal proyectó un vídeo como prueba en el que Crawford reconocía que estaba tratando de matar con sus enemigos, los musulmanes, así como a un político liberal de la Casa Blanca, que no menciona pero que -según la prensa estadounidense- era Obama.

En su defensa, el abogado denunció la infiltración del FBI y dijo que Crawford había caído en una trampa tendida por el gobierno de Obama, acusándole de ser el responsable de la fabricación del aparato de rayos X. Durante el proceso también proyectó un vídeo en el que se producía un intercambio entre su defendido y dos policías del FBI en el que el primero decía que carecía de conocimientos técnicos para hacer funcionar el dispositivo.

Pero el veredicto del jurado no tiene apelaación posible. Reconoce que Crawford es un terrorista que ha tratado de obtener y utilizar un arma de destrucción masiva para matar a inocentes miembros de la comunidad musulmana.

El delirio islamofóbico desencadenado por el imperialismo hace que los racistas como Crawford pasen a poner en marcha sus descabellados planes criminales. Pero este tipo de noticias nunca las va a contar la televisión. En cambio, si se tratara de matar cristianos, si el aparato lo hubiera fabricado el imán de la mezquita de Antioquía ya estaríamos saturados con los detalles del caso. ¿A que sí?

2 comentarios:

  1. No es casualidad que este individuo sea miembro del Ku Klux Klan y trabaje en General Electric (GE) una de las empresas que financio a Hitler. General Electric (GE):
    Operar desde los Estados Unidos no fue un obstáculo para que General Electric obtuviera una generosa y suculenta tajada de la guerra y, específicamente, aliándose con la empresa alemana Krupp, GE contribuyó a que deliberada y artificialmente aumentara el precio del carburo de wolframio, materia prima esencial para la fabricación de maquinaria de guerra, especulación con la que se hizo de millón y medio de dólares solo en 1936 y por la cual, una década más tarde, se hizo acreedora a una multa por parte del gobierno estadounidense.

    ResponderEliminar
  2. Pronto estara libre y a concorrer para la presidencia de Estados Unidos: tiene un excelente currículo para esto.

    ResponderEliminar