domingo, 19 de julio de 2015

Un ateo en la galaxia de las mezquitas

El 3 de junio la cadena privada de televisión argelina Echoruk se disponía a entrevistar al escritor Rachid Budjedra dentro del programa Mahkama (Tribunal) que habitualmente suele invitar a personalidades religiosas, como el imán takfirista Hamdache, o a conocidos militantes de la organización terrorista Grupo Islámico Armado, como Medani Mezrag.

Entre los formulismos del programa, que imita a un juicio, es costumbre que los entrevistados juren por Alá que van a decir la verdad a lo que se les pregunte. Ante la periodista Madiha Allalou el escritor le responde: “Lo juro por mi madre”.

Entonces la segunda pregunta versa sobre sus creencias religiosas, ante lo cual el escritor se declara ateo y la periodista insiste: “¿No cree Usted en el islam?” El escritor continúa respondiendo sin inmutarse: “Pues claro que no”.

La periodista sigue insistiendo sorprendida: “¿No cree Usted que Mahoma fue un profeta?” A ello Budjedra responde: “No. Para mi Mahoma fue un revolucionario. Nada más”.

A la periodista le sorprende la existencia de ateos en el país norteafricano. “¿Hay muchos ateos en Argelia?” Según Budjedra sí, aunque no se atreven a hablar “por miedo al oprobio de la sociedad”. Si tuviera que elegir una religión, optaría por el budismo por su pacifismo, añade Budjedra.

Aunque la Constitución reconoce la libertad de culto, en Argelia el islam es la religión oficial del Estado y las cadenas de televisión sólo suelen abrir la ventana a los imanes. En 2006 se aprobó una ley que condena a penas de 2 a 5 años de cárcel a quienes elaboren o distribuyan impresos o material audiovisual que menoscaben la fe musulmana.

Tras la emisión del programa, el diario El Mihwar entrevistó al presidente del partido takfirista Abdelfatá Hamadach, que condenó a muerte al escritor Kamel Daud en una fatwa. Hamadach dijo que a Budjedra no debería ser enterrado junto a los demás argelinos.

Después, un comunicado de la unión de sabios musulmanes publicado por el diario El Bilad se apunta a la prohibición de rezar, lavar el cadáver y enterrar a Budjedra en un cementerio islámico (cuando muera).

Los pronunciamientos se multiplicaron. Los hubo de todos los colores. Un antiguo asesor del Ministerio de Asuntos Religiosos, Adda Fellahi, dijo que el problema fundamental de la sociedad argelina no es el ateísmo sino el “extremismo religioso”. Además, dijo que la Constitución argelina, lo mismo que la sharia islámica, garantizan la libertad de conciencia y de expresión. No hay ningún texto, ni en el Corán ni en los hadiths, que prohíba a nadie expresarse libremente sobre sus convicciones personales, añadió.

El debate se reprodujo en las redes sociales argelinas, donde también se pudieron leer toda clase de opiniones, desde el apoyo y la admiración hacia Budjedra, hasta el linchamiento y las amenazas de muerte.

No es la primera polémica en la que este escritor de 74 años, que se declara comunista, se ve envuelto. Una de las últimas estalló con su última obra, “Primavera”, en la que aborda la homosexualidad en las sociedades musulmanas. En una entrevista a la cadena TV5 dijo: “Llevo 50 años rompiendo tabúes”.

2 comentarios:

  1. Segun mi punto de vista las religiones fueron creadas por unos pocos por la necesidad del hombre de creer en algo (Y casi con toda seguridad algo hay).Luego se aprovecharon para controlar a las masas y enriquecerse a costa de ellas, como por ejemplo el vaticano, cuyas arcas problablemente puedan acumular la fortuna mas grande de todos los tiempos, pues llevan 2000 años matando y robando a la gente, no como "los banqueros que llevan 2 dias".A lo mejor el budismo es la menos toxica, al lado de las otras 2 grandes.Ya esta bien de tanta oscuridad y tanto atraso, tenemos que mirar menos a esos pedazos de madera que sacamos en procesion, no darnos tantos porrazos en el pecho y ser un poco mejores personas pienso yo.

    ResponderEliminar
  2. El budismo no es una religión,es una filosofía.

    ResponderEliminar