sábado, 11 de julio de 2015

Tsakalotos, el nuevo ministro de Finanzas de Syriza

El anterior ministro de Finanzas de Grecia, Varufakis, anunció que si en el referéndum triunfaba el “sí” dimitiría. Triunfó el “no” pero dimitió igual porque era la primera exigencia de los buitres de Bruselas.

Querían a uno de los suyos en el gobierno griego y Syriza se bajó los pantalones al minuto siguiente de ganar el referéndum.

El caballo de Troya en Atenas es Euclide Tsakalotos, de quien ABC dijo que era “la variante más radical del pensamiento económico de Syriza”. Incluso es marxista. Realmente temible.

Lo cierto es que Tsakalotos es alguien que aquí calificaríamos como “un pijo”. Obtuvo su doctorado en economía en la Universidad de Oxford y tiene todo el aire de la City londinense. Ha vivido mucho tiempo en Inglaterra y sus modales son los típicos de la rancia aristocracia británica. Ahora vive en uno de los barrios más lujosos de Atenas y será el encargado de imponer a los demás la austeridad pactada con Bruselas.

Más que por sus títulos académicos, Tsakalotos sabe de finanzas porque su enorme fortuna personal procede de la especulación financiera, de inversiones en la hoy denostada banca J.P.Morgan, la de las hipotecas “subprime”, así como en BlackRock, el mayor fondo buitre internacional.

Syriza no podía haber buscado un ministro más experimentado que Tsakalotos. Como en tantos otros ministros que proliferan en los tiempos del capital monopolista, no es posible desmarcar la gestión de su fortuna personal de la gestión de la hacienda pública, eso que llaman “puertas giratorias”.

¿Ha hecho fortuna Tsakalotos donde Grecia se ha arruinado? Ni siquiera los peor pensados lo podemos asegurar. No hay ninguna clase de pruebas. Lo que sí es cierto es que él, personalmente, no necesita ningún rescate, salvo que le secuestren.

Hasta ahora la presencia de Tsakalotos en el gobierno de Syriza había quedado en un discreto segundo plano. Por eso algunos creían que Syriza era una colección de mayordomos que trabajaban al servicio de intereses ajenos, como la mayor parte de los reformistas.

Pues no. Los grandes capitalistas no pueden fiarse de ningún contable y, al final, tienen que ser ellos mismos quienes hagan las cosas como es debido. El Estado no es nada distinto de la burguesía sino otro de sus consejos de administración.

¿Es posible que cuando Varufakis llamó “terroristas” a las sanguijuelas de la banca no estuviera pensando en Bruselas sino en los que tenía a su lado? Tampoco lo sabemos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Syriza al igual que Podemos son la nueva socialdemocrácia, con la salvedad de que estos ni los unos ni los otros tienen ideología política, cuando se dice que ni de derechas ni de izquierdas ya sabemos de que van, que más da que Syriza tenga a Tendencia Comunista dentro, si son eurocomunistas, de nada sirven tampoco, son todos reformistas y pro-europeistas del euro capitalista, no hay más que ver en siete meses el transcurso de las negociaciones por donde iban los derroteros y en donde terminaron. Estos como Podemos o los otros que inventaron este otro partido dirigido por la muleta de IU Garzón, piensan que el capitalismo podre y malholiente ante su muerte puede resurgir de sus cenizas con una cara sonriente y complaciente dentro del sistema, que ilusos, que bandas de oportunistas y de comedores tiene el sistema cadúco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compañer@ Trueno mas que eurocomunistas o reformistas, estoy totalmente de acuerdo en lo que dices ,pero en mi modesta opinión son Trotskistas hijos del Capitalismo.Saludos combativos.

      Eliminar