sábado, 13 de junio de 2015

Las amistades peligrosas de Hillary Clinton con Boko Haram

En su etapa como secretaria de Estado, Hillary Clinton se negó a inscribir a la organización takfirista nigeriana Boko Haram en el listado oficial con el que la Casa Blanca absuelve o condena a diestro y siniestro a los movimientos armados del mundo entero. ¿Por qué los imperialistas asesinan a unos y subvencionan a otros?, ¿cuál es el criterio con el que los discriminan?

El asunto lo han destapado los republicanos cuando Clinton confirmó su candidatura a las futuras elecciones presidenciales por el partido demócrata. El senador republicano David Vitter ha solicitado a John Kerry que desclasifique los documentos oficiales relativos a las relaciones de Clinton con los terroristas nigerianos. Lo mismo ha pedido la asociación Citizens United, que ha presentado una denuncia contra el Departamento de Estado para que explique los motivos por los cuales consideró que Boko Haram no era una organización terrorista, a pesar de atentados, como el que cometió contra la sede de la ONU en Abuja, la capital de Nigeria el 26 de 2011 cuando Clinton era secretaria de Estado.

El 11 de setiembre de 2012 fue asesinado en Bengasi, Libia, el embajador de Estados Unidos y Clinton utilizó su ordenador portátil para intercambiar correos electrónicos, a pesar de que es una práctica prohibida por la diplomacia estadounidense desde 2009. Por eso se sabe que a los ojos de los imperialistas Boko Haram no estaba considerada como una organización terrorista.

Pero faltan muchos datos que no sólo dejarían en mal lugar a Clinton, que es lo que pretenden los republicanos, sino al conjunto del imperialismo. En abril Vitter envió una carta a Kerry en la que le pide el acceso a los archivos oficiales de la candidata, mientras estuvo al frente del Departamento de Estado.

Entre lo poco que se conoce aparece el nombre de Gilbert Chagury, un multimillonario nigeriano, magnate de la construcción y uno de los principales donantes de la Fundación Clinton, el típico tinglado filantrópico, humanitario y ecologista, además del partido demócrata. Financió la campaña electoral a la presidencia de Clinton en 1996.

Según Citizens United, que es una organización que también está considerada como “conservadora” y que le sigue el juego al partido republicano, fueron las presiones de Chagury las que impidieron que Clinton incluyera a Boko Haram en el listado de organizaciones terroristas porque hubiera supuesto un freno a las inversiones extranjeras en el país.

Ni la carta de Vitter ni la denuncia de Citizens United, interpuesta hace un mes, han tenido respuesta, por el momento.

Hillary Clinton abandonó el Departamento de Estado a comienzos de 2013 y desde entonces las actividades terroristas de Boko Haram han ido en aumento, con acciones tales como el secuestro de 276 adolescentes en un instituto del norte de Nigeria, o la matanza de 2.000 habitantes a la orilla del lago Chad el 7 de enero de este año.

Boko Haram se declaró como una organización integrante del Califato Islámico y no se incluyó en el listado de organizaciones terorristas hasta el 13 de noviembre de 2013, cuando el Departamento de Estado pasó a ser dirigido por John Kerry.

Fuente: http://www.frontpagemag.com/2014/dgreenfield/hillary-clinton-covered-up-boko-harams-acts-of-terror/

1 comentario:

  1. Los mismos perros con distintos intereses? No?. Es curioso que según los intereses de cada circulo financiero imperialista así les lleva a destapar cuestiones de estado, no importa lo que determina es la máxima ganancia ley principal del imperialism.

    ResponderEliminar