domingo, 7 de junio de 2015

La impunidad cuesta muy barata

El banco HSBC pagará 38 millones de euros a Suiza para que cierre la investigación que abrió sobre el lavado de dinero realizado por el banco británico. Es un precio muy barato por la impunidad. Estados Unidos cobró 1.900 millones de dólares por el mismo delito. Pero también es la primera vez que se multa a un banco en Suiza, el país donde todos los crímenes del mundo acaban. “Suiza lava más blanco”. Sin Suiza y sin los bancos de Suiza es muy posible que no existirían ni el tráfico de armas, ni el de drogas, ni los asesinatos a gran escala.

En el país helvético la investigación contra el narcobanco no se inició hasta febrero tras el escándalo que sacaron a la luz las revelaciones de "SwissLeaks", un equipo de periodistas de 45 países que desenterraron cuentas bancarias secretas mantenidas por traficantes, grandes capitalistas, políticos y famosos, para evadir impuestos. Antes ya había aparecido basura en México, en Estados Unidos y en otros países.

La investigación demostró que el narcobanco ayudó a decenas de miles de clientes de todo el mundo a ocultar alrededor de 180.000 millones de euros consiguiendo grandes beneficios en esas operaciones. Muchos de estos clientes eran importantes capitalistas o criminales conocidos, que se lucraban, entre otros, con el tráfico de armas y droga. La investigación de la red internacional, Swissleaks demostró que el banco había hecho la vista gorda, no sólo con la evasión de impuestos de sus clientes, sino con negocios completamente ilegales.

La revelación del caso contó con la ayuda de Herve Falciani, antiguo empleado de HSBC que en 2007 sustrajo archivos completos con datos de más de 100.000 clientes de la filial suiza de HSBC, y los entregó en 2009 al fisco francés. El "caso Falciani" permitió detectar una red de negocios ilegítimos y clandestinos que involucraban a grandes capitalistas, estrellas de la música, futbolistas, actores y multimillonarios.

Es sólo la punta del iceberg de un banco de Hong Kong que nace con el comercio del opio. La banca esconde secretos que tienen enormes implicaciones para los grandes capitalistas. Se estima que unos 10 billones de dólares se mantienen en los paraísos fiscales con un costo para los Estados de al menos 200.000 millones de dólares anuales.

Los apaños de la justicia burguesa son una ayuda inestimable para la gran delincuencia, al tapar con una multa ridícula a delitos que son de alta criminalidad. En el capitalismo todo tiene un precio, incluso el crimen.

Más información:

Al servicio de dios, del capital y del Estado:
http://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com.es/2014/12/al-servicio-de-dios-del-capital-y-del.html


Arabia saudí financió Al-Qaeda a través del banco HSBC
http://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com.es/2015/02/a-traves-del-banco-hsbc-arabia-saudi.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario