lunes, 1 de junio de 2015

La CIA pronostica inestabilidad para el futuro político de España

Tras las elecciones municipales y autonómicas, Strafor la consultora especializada en espionaje conocida como la CIA en la sombra, ha difundido un informe donde aborda el futuro político de España con el título “Por qué 2015 creará una España más fragmentada”. Con el mensaje "España celebró elecciones el 24-M y el principal vencedor fue la fragmentación política", la agencia instó a sus clientes, más de 4.000 grandes monopolistas, la lectura de un informe donde pronostica un panorama especialmente complejo.

Los espías afirman que el próximo gobierno "tendrá que llegar probablemente mediante coalición, lo que obligará a los políticos españoles a lograr acuerdos en un país que está acostumbrado a tener ejecutivos centrados en un partido fuerte". Strafor sostiene que "dependiendo del grado de fragmentación del Parlamento español después de las elecciones, las conversaciones de coalición podrían alargarse o incluso dar lugar a la convocatoria de nuevas elecciones".
Esta CIA privada no ve nada descabellado, sino más bien lo contrario una llamada a las urnas en 2016 como consecuencia de la falta de acuerdo entre las principales fuerzas implicadas. La Constitución española establece que "si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso".

Los de Strafor se han quedado calvos con sus apuestas de perogrullo. Cualquiera les podía haber anunciado lo mismo por un precio mucho más barato. Todos apuestan ya por un denominador común para el futuro político: inestabilidad, crisis y bancarrota.

La diferencia es lo que dijo Fernández Díaz, ministro de la porra, inmediatamente después de conocer los resultados de las elecciones en Barcelona, imputando a Colau y los suyos la crisis que se avecina. El ministro talibán vuelve a darle la vuelta a la tortilla, que es su deporte favorito: Colau (Barcelona), Carmena (Madrid), Santisteve (Zaragoza) y demás no son la causa sino la consecuencia de la crisis.

En descargo de Podemos, Ganemos y demás tinglados equivalentes hay que decir que ellos no tienen la culpa de (casi) nada. Lo que se les puede imputar es que no saben el agujero en el que se han metido. No tienen ni la más remota idea. A veces nos dan hasta pena...

No hay comentarios:

Publicar un comentario